El análisis del Dalái Lama de la situación política y emocional actual es muy esclarecedor

Harmonía / 2016-11-11

Analistas políticos explican el triunfo de Donald Trump principalmente a partir de la clase media blanca, muchos de cuyos miembros se encuentran desempleados o con una sensación de que su país se está volviendo extraño y se está perdiendo su grandeza. Esto puede ser un sentimiento falso, pero de cualquier manera es importante.

 

Hace un par de semanas el Dalái Lama escribió junto con Arthur C. Brooks un artículo en el New York Times donde parece darle en el clavo a la situación política occidental, en la cual están surgiendo nuevos nacionalismos y reafirmándose ciertas parcialidades ideológicas que brindan identidad a las personas. Escriben: 

Qué extraño, entonces, ver tal enojo y gran descontento en algunas de las naciones más ricas. En Estados Unidos, Europa y en todo el continente europeo, la gente está convulsionada con la frustración política y la ansiedad sobre el futuro. Refugiados e inmigrantes claman por la chance de vivir en estos seguros y prósperos países, pero aquellos que ya viven en estas tierras prometidas hablan de una gran ansiedad sobre sus propios futuros que parecen bordear la desesperanza.

 

El Dalái Lama entiende que esta sensación de desesperanza tiene como causa la impresión de no sentirse útil o necesario entre las personas, algo que es un síntoma del individualismo en el que vivimos y también de una sociedad en la que la tecnología hace todos por nosotros, incluso conectarnos con los demás (pero las conexiones de la tecnología no nos proveen la calidez humana que necesitamos):

Una pequeña pista viene de una interesante investigación sobre cómo la gente se desarrolla. En un experimento, los investigadores encontraron que los ciudadanos mayores que no se percibían útiles para los demás estaban tres veces más cerca de morir prematuramente que aquellos que se sentían útiles. Esto habla de una gran verdad humana: todos necesitamos ser necesarios.

Ser “necesarios” no supone un orgullo egoísta o un apego insalubre a la estima de los otros. Por el contrario, consiste en un apetito humano natural de servir a nuestros compañeros hombres y mujeres. Como enseñó el erudito budista del siglo XIII, “si uno enciende el fuego para otros, también iluminará su propio camino”.

 

El hecho de no sentirse necesarias hace que las personas estén en un estado vulnerable que la manipulación política puede capitalizar. Los individuos se identifican con movimientos políticos y con ideas a través de las cuales encuentran significado. Cosas como salvar el país de los inmigrantes, mantener el sueño americano, derrotar a la clase política, etc., han galvanizado a muchos estadounidenses, dándoles una forma de participar y sentirse necesarios, aunque ésta sea un engaño o una estupidez.

 

La misma fuerza de hacer sentir necesario a alguien puede galvanizarse utilizándose en sentido contrario. En vez de generar una utilidad destructiva, se puede canalizar creativamente para formar lo que el Dalái Lama llama una "sociedad compasiva"; requiere del mismo esfuerzo y la misma energía, sólo que de manera positiva. Lamentablemente las ideas de unión hacia la comprensión y la tolerancia no han logrado asentarse en las personas, ya que el poder concibe a las personas como consumidores, clientes o electores que deben ser manipulados para conseguir sus propias metas y la sociedad y la cultura reflejan esta concepción que es parte del sistema neoliberal que domina el mundo. Así concluyen Brooks y el Dalái Lama:

Construir tal sociedad no es una tarea fácil. Ningún partido político o ideología tienen todas las respuestas. El pensamiento erróneo de todas las partes contribuye a la exclusión social, por eso superarlo supondrá soluciones innovadoras de todas las partes. En efecto, lo que une a todos en la amistad y la colaboración no es compartir políticas o la misma religión. Es algo más simple: una creencia compartida en la compasión, en la dignidad humana, en la utilidad intrínseca de cada persona para contribuir positivamente con un mundo mejor y más significativo. Los problemas que enfrentamos cortan a través de todas las categorías convencionales; así debe ser nuestro diálogo y nuestras amistades.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar