Cómo superar los traumas y preocupaciones a través de la escritura expresiva

Harmonía / 2016-12-12

Generalmente, cuando nos pasa algo malo queremos alejarnos del evento y sus consecuencias lo más rápido posible y contarle a quien más confianza le tenemos lo que nos pasó. Pero a veces resulta que no hay nadie disponible para escuchar nuestras cuitas o simplemente no deseamos atosigar a nuestro mejor amigo todos los días con nuestros pesares porque entendemos que esto es una conducta abusiva, ya que de alguna forma terminamos por drenar de energía al otro para salir adelante. Entonces, ¿qué podemos hacer para expresar nuestros malestares sin causar aún más problemas? Al parecer la respuesta está en la escritura

 

Durante las últimas 3 décadas ha habido numerosas investigaciones sobre la “escritura expresiva” (expressive writing en inglés) y los resultados indican que escribir sobre nuestros problemas y dolencias puede tener un efecto positivo en nuestra salud física y mental a largo plazo. A pesar de que escribir nuestros traumas a nivel inmediato puede causarnos incomodidad o dolor, las personas que utilizan la escritura expresiva experimentan un mayor sentimiento de sentido en sus retos y tribulaciones una vez que dejan de escribir, a diferencia de quienes realizan una escritura superficial. 

 

De acuerdo con los expertos Joshua M. Smyth y James W. Pennebaker, que han escrito un libro llamado Opening up by writing down, tomarnos unos minutos para escribir nuestras experiencias y problemas personales puede ayudarnos a sanar heridas emocionales, incrementar nuestros sentimientos de bienestar, mejorar nuestras relaciones, fortalecer el sistema inmune y disminuir el estrés. Esto último al parecer está relacionado con el hecho de que poner en la página nuestros pensamientos evita que pasemos el resto del tiempo repasándolos una y otra vez, experimentando angustia y tensión continuamente. 

 

Si después de leer esto te preguntas cómo practicar la escritura expresiva, toma en cuenta que se recomienda tomar 4 días para escribir las emociones y pensamientos más profundos que sientes y que han estado afligiéndote o retándote. Mientras escribes, déjate descansar en la página y realmente permítete explorar ese evento traumático o preocupación y cómo te afecta. Puede ser que esta experiencia esté relacionada con tu infancia, tu relación con tus padres, personas que amas o has amado o incluso tu trabajo. Procura escribir continuamente durante 20 minutos. Mientras lo haces no te preocupes por la gramática o la ortografía, escribe sólo para ti. Recuerda que es importante escribir sobre situaciones que sientes que puedes manejar en este momento, ya que abordar un trauma inmediatamente después de que ha pasado puede resultar demasiado agobiante. 

 

Una vez que hayas realizado esto, durante el cuarto día procura escribir desde la perspectiva de las personas involucradas. Esto te ayudará a comprender mejor el evento con una visión más amplia, lo cual a su vez contribuirá a que puedas comprender las enseñanzas detrás de este evento traumático. Esta comprensión es sumamente importante para poder integrar el conocimiento a tu vida desde una posición de fortaleza y no de victimización. 

 

 

Con información de Greater Good

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Llevas un diario o te gustaría escribir uno?