5 señales de que debes cambiar de trabajo

bbmundo / 2016-12-12

Cuando decides ser mamá, llega un momento en tu vida en el que debes poner en una balanza si tu trabajo te hace feliz o si debes cambiar de trabajo, porque definitivamente lo que necesitas es encontrar un buen balance entre tu vida personal, tu familia y el trabajo.

 

Te interesa: Así son los hijos de las mamás deprimidas

 

Si en un momento de honestidad te das cuenta de que la felicidad laborar es un viejo cuento, comienza por encontrar estas señales de que debes cambiar de trabajo:

 

Todo lo ves como una tortura: No importa qué día es, si presentarás el proyecto de tu vida o habrá un convivio con los demás, aun así no encuentras satisfacción.

 

Te interesa: Así son los hijos de las mamás estresadas

 

Tu humor va en declive: Nunca estás de buenas y cada detalle relacionado con la oficina saca lo peor de ti en segundos; por si fuera poco, tu familia y amigos se preguntan qué suerte les tocará hoy cuando convivas con ellos, ya que te has vuelto impredecible y explosiva.

 

Descuidas tu arreglo personal: Tu aspecto físico ha dejado de preocuparte; no te interesa combinar tu ropa ni mantenerte en forma, te metes a la regadera, te pones lo primero que encuentras y es una decisión consciente porque al final “nadie lo va a notar”. Recuerda que tu familia siempre querrá verte bien.

 

Vives otra realidad: Todo el tiempo fantaseas sobre cómo será el día en que renuncies; no sabes si será para irte a un mejor lugar o gozar tus ahorros, pero imaginas una y otra vez cómo le gritarás al directivo, azotarás la puerta y saldrás corriendo.

 

Te interesa: Las mamás que trabajan

 

Para ti siempre hay un mañana: El tedio es tanto que a veces no contestas el teléfono ni los correos electrónicos. Tampoco te apresuras en hacer tus labores ni sientes emoción mientras las realizas; es más, empleas tu mente en encontrar formas para no efectuarlas y salir victoriosa.

 

Si te identificaste con una o más de estas situaciones debes enfrentar la realidad por más difícil que sea, porque esto ocasiona incertidumbre. Además, antes de tomar una decisión debes preguntarte lo siguiente para no cometer un gran error al cambiar de trabajo:

¿Qué es lo que más te frustra?

¿Cuál será tu plan tras presentar tu carta de renuncia?

¿Tienes suficiente dinero ahorrado? ¿Para cuántos meses te alcanza?

¿Esta decisión te hará feliz?

¿Hay opciones que puedas probar antes de renunciar?

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Qué solución has puesto cuando ya no te sientes a gusto en el trabajo?
¿Cuánto tiempo esperas para tomar una decisión?
¿Has podido negociar horarios con tu jefe para combinar la maternidad con el trabajo?