Deja de angustiarte, la felicidad no es una obligación

/ 2016-01-07

 

En verdad, estamos suspensos, como fiel de balanza, entre nuestra alegría y nuestra tristeza. Sólo cuando estamos vacíos nos sentimos quietos y equilibrados.

Gibran Khalil, El profeta

 

Los libros de "superación personal", el cine, la publicidad, básicamente todo a nuestro alrededor nos dice que estamos en esta vida para "alcanzar la felicidad". Dicho de otra forma: estamos obligados a querer ser felices. Y no sólo eso, nuestra felicidad debe ser idéntica a las otras felicidades, porque sí, hay felicidades más aceptadas que otras. Esto significa que la felicidad ha dejado de ser un concepto abstracto que cobra un significado distinto para cada quien para convertirse en una norma social más parecida a lo que conocemos en esta época y en esta sociedad como éxito, es decir: dinero y amor. ¿Y quienes no desean ser millonarios ni tampoco una pareja? ¿Están condenados a ser infelices?

 

La mercadotecnia de la felicidad sólo es posible gracias al verdadero gran mal de las sociedades modernas: la insatisfacción. Únicamente las personas que viven insatisfechas "aspiran a la felicidad". Quienes han encontrado un equilibrio en su vida y están en armonía consigo mismos y con su entorno no desean ser felices porque saben que en la actualidad la felicidad es una ilusión pasajera detonada por cosas mundanas, comprar y gastar dinero, por ejemplo.

 

El discurso que nos obliga a vivir para alcanzar la felicidad lo que menos quiere en realidad es que lo logremos, porque entonces perdería su razón de existir. Felicidad e infelicidad son dos categorías que haríamos bien en cambiar por satisfacción e insatisfacción. Alcanzar la satisfacción personal rara vez tiene que ver con el consumo o con la pareja y está mucho más relacionado con el autoconocimiento: quiénes somos y quiénes deseamos ser. He ahí un viaje que pocos se atreven a emprender.

 

Buscamos la felicidad porque creemos que somos infelices, ¿y si aprendiéramos a amar y aceptar nuestras circunstancias en lugar de buscar desesperadamente lo que se nos ha dicho que debemos buscar? Esto no tiene nada que ver con el conformismo, al contrario, ¿por qué conformarnos con la felicidad que nos intentan vender los comerciales? La verdadera búsqueda está dentro de uno mismo y no necesita la aprobación de nadie más. No estamos obligados a ser felices, pero sí tenemos la responsabilidad de vivir con nosotros mismos, ¿cómo quieres pasar el resto de tus días?

 

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar