Cómo usar la astrología para mejorar tu escritura

/ 2016-01-24

La astrología es un sistema sumamente antiguo de correspondencias y analogías, predicado sobre la noción de que el universo es un organismo viviente lleno de significado el cual puede dividirse en todos sus aspectos en 7 y 12 partes. Estos son los 7 planetas y los 12 signos del zodiaco. Así cada planeta rige un aspecto, bajo cierto tono, del cielo interno que es la psique humana. 

 

La comunicación en general está regida por Mercurio, planeta que gobierna los signos de Geminis y Virgo. Mercurio, "el mensajero de los dioses", rige la razón, el pensamiento lógico, la palabra, la elocuencia, la verbosidad, el intelecto, la articulación, aunque también está relacionado con las artes ocultas, en su parentesco con Toth (el llamado Hermes egipcio), el transporte y los caminos.

 

A tomar en cuenta, para un escritor, una posición prominente de la Luna o de los signos en los que está exaltada --Cáncer que rige y Tauro donde está exaltada-- puede favorecer la escritura imaginativa y la fantasía, no así la escritura filosófica o científica. Piscis, un signo de agua, regido por Júpiter en el viejo sistema y Neptuno en el nuevo, es un signo ligado con los sueños y el inconsciente por lo que también usarse para minar la psique. Saturno, en cambio, favorece las labores de la inteligencia más alta, el conocimiento de la naturaleza del tiempo, la física, las matemáticas, la astronomía y junto con Mercurio, es también el planeta de la alquimia del espíritu, de la melancolía y la más profunda cavilación. Marte puede ser usado para romper la procrastinación e ignitar una racha de actividad; Júpiter para escribir sobre religión, política y derecho; Venus para darle un tono voluptuoso y estilístico a un texto, quizás para escribir sobre sexo, arte y enfatizar la belleza de las cosas.

 

Cada hora del día está regida también por un ascendente, esto es el planeta que rige el signo que se encuentra en el este. Cuando el Sol se encuentra en Capricornio, por ejemplo, el amanecer tendrá como ascendente a Capricornio. Horas que tienen de ascendente a Geminis-Mercurio son generalmente horas fértiles para el flujo verbal, para la inventiva lingüística o para la transmisión del Logos. Algo similar ocurre con Virgo, sin embargo, las horas de Virgo son generalmente más propicias para la edición, organización y revisión de la escritura, en tanto a que Virgo es una versión más terrenal de Mercurio; Geminis es una versión más aérea y volátil. La mentalidad Virgo, sin embargo, suele ser considerada,  más profunda, aunque quizás a veces menos dinámica y más rígida que Geminis.

 

En el aspecto semanal, obviamente el miércoles es el día regido por Mercurio. Independientemente del ascendente, cada hora de la semana tradicionalmente tiene asignada un planeta regente, en el caso del miércoles la primera hora del día --esto es, empezando desde el amanecer-- es regida por Mercurio. 

 

Asimsimo se puede reforzar la influencia de Mercurio buscando aspectos favorables y decanos (grados dentro de un signo) especialmente favorables. El grado 15 de Virgo es considerado la exaltación de Mercurio. El detrimento de este planeta se encuentra en Piscis y en Sagitario. Cada mes lunar también la Luna atraviesa los 12 signos, por lo que por poco más de dos días se encuentra en Geminis e igualmente en Virgo. Una  posición favorables de Mercurio en el cielo más una Luna en un signo regido por Mercurio son buenos alicientes para sesiones de escritura. Por otro lado se pueden encontrar matices interesantes no específicamente mercuriales, utilizar por ejemplo el poder de una Luna en Cáncer o Piscis para trabajar aspectos más ligados a la intuición o a la imaginación.

 

Otra cuestión a considerarse es el llamado Cazimi, esto es el momento en el que Mercurio esta en perfecta conjunción con el Sol. Si bien las conjunciones entre Mercurio y el Sol suelen estar antecedidas de un proceso retrógrado que no favorece la fluidez (acaso permite la comunicación interna o intrapersonal), el momento justo de conjunción en el que el planeta se encuentra "en el corazón del Sol", dentro de un arco de 17 minutos es considerado altamente favorable, aunque un tanto efímero, ya que pronto después regresa a un estado de combustión en el que la fuerza del Rey chamusca la energía del mensajero. 

 

No debe dejarse pasar tampoco la tradición de la magia talismánica que recomienda realizar imágenes o forjar amuletos en los momentos propicios. Así uno podría hacer o comprar una pluma en un momento en el que Mercurio esté especialmente bien posicionado en el cielo. Igualmente sería apropiado fabricar una imagen de Hermes en un momento similar. 

 

Las combinaciones son vastas, pero a manera de introducción creo que lo anterior presenta una plantilla básica para empezar a utilizar los rayos planetarios como un estímulo imaginativ o una compañía mitopoética para una sesión frente a la página en blanco.

 

Twitter del autor:@alepholo

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: