Cómo encontrar tu luz en la noche más oscura

Mena Calvert / 2017-01-31

En la vida, a pesar del camino en el que vayamos, no hay que olvidar que existen túneles y tramos oscuros y que se puede sentir como partes dolorosas donde hay dudas, enfermedades, sufrimiento e incluso puede que olvidemos quiénes somos, pero al final volveremos a ver la luz; recordemos que todo es pasajero y que vivimos como un bumerán: no importa cuántas vidas o cuánto tiempo, siempre regresaremos a nuestra esencia.

 

Ahorita se siente como un túnel que estamos cruzando como planeta, momentos de acomodo donde parece que todo empieza a polarizarse, unos más despiertos y otros parecen más dormidos, pero todo es pasajero, todos estamos experimentando distintos sabores y experiencias en muchas formas. Lo importante es saber hacia dónde vamos y cuál es nuestro objetivo. Muchos podrían decir que es recordar quiénes somos, otros, regresar a la Fuente, al Cosmos, a la Unidad, al Todo, otros le pueden decir Iluminarse o Liberarse de esta ilusión en que vivimos, Trascender el Cuerpo, hacer el Cuerpo de Luz, Diamante, etc., experimentar realidades más elevadas, otras dimensiones, quedarse en el awareness o el observador, liberarse del sufrimiento, mientras que muchos creen que sólo existe este plano.

 

Donde pones tu enfoque es la realidad que cocreas, por eso es importante que crees tu realidad hacia donde quieres ir y saber cuál es tu meta final en esta vida. Una vida puede pasar muy rápida o lentamente dependiendo de tu intención, puedes verla muy hermosa o muy difícil dependiendo de tu capacidad de observación, dependiendo de qué tan calmada esté tu mente, de qué tanto puedes percibir dentro o fuera de ti. Entre más pongamos atención al exterior menos atención pondremos a quien realmente somos, menos podremos ver el infinito que hay dentro de nosotros, más nos perderemos y creeremos que la realidad se encuentra afuera y que es lo que perciben nuestras sensaciones.

 

Entre más quieta está la mente, entre más está despierta tu conciencia, entre más adentro estés de ti, eres capaz de ver que no eres este cuerpo ni tus sentidos, sentimientos o pensamientos, podrás verlos como un externo, dándote cuenta de que lo que te preocupa no tiene por qué preocuparte tanto ya que no eres eso, eres algo mucho más grande, sin forma, infinito.

 

Mientras recordemos hacia dónde vamos y sigamos caminando con fe, aunque ahora no nos acordemos, la certeza de que hay algo más dentro de cada uno siempre estará y no importa cuánto tardemos, llegaremos. Existen varios caminos para llegar a ello, no importa cuál elijas, lo importante es no adorar la información ni a quien te la da sino aplicarlo en tu día a día, en meditación, en contemplación, haciendo tu propio camino de regreso a casa. Para liberarnos de la ilusión hay que enfocarnos en eso más preciado que sí somos, todos, todas, y que está aunque no lo veamos en cada uno siempre, ¡siempre ha estado y siempre estará!

 

Si ponemos atención a lo que está dentro de nosotros, en la meditación, en esa paz interna sin presionar para sentirla, simplemente estando ahí con uno en el día a día, tarde o temprano uno empezará a sentir el gozo que somos en nuestro interior. Todos tenemos ese gozo dentro que puede nublarse en este camino oscuro donde hay nubes, y aunque se sienta siempre de noche, vuelve a salir la luz al día siguiente.

 

Estos años como nunca he sentido esas nubes y esa noche, pero cuando menos imagino vuelvo a ver el Sol, y vuelvo a sentirme y acordarme de que somos algo más grande y ¡que vamos a algo más grande, divino y maravilloso de lo que imaginamos! Creo que por eso también estoy en este cuerpo, para acordarme de ello y ¡volver a recordar a tan Grandiosos Seres como Ustedes!

 

Qué pasaría si, como no hay tiempo ni espacio cuando estás en la conciencia, en el observador, en esa Chispita Divina que eres, y pudieras verte en cada uno, en todos, en cada cosa, en cada humano, como si estuviese experimentando todas las infinitas formas del Universo y ahora experimento en este cuerpo, recuerdas que yo soy tú y tú eres yo; la compasión empieza a ser sincera, ya que entiendes esta unidad de que todos somos uno y venimos de lo mismo. Entendiéndolo con el conocimiento de que el tiempo no es como lo imaginamos, entonces todos somos lo mismo, experimentamos al mismo tiempo en distintas formas y creemos que estamos separados sin estarlo. Es como una molécula y miles de moléculas dentro de un cuerpo; puedo yo ser una molécula diferente a la otra pero todas estamos dentro del mismo cuerpo y lo que le pase a una afecta al cuerpo y si está bien otra afecta a todo ese cuerpo, ese universo, ese cosmos, esa unidad de la que todos somos parte. Hoy somos una molécula y mañana la otra y al final acabamos siendo todas, por eso hoy aunque veas al que es más diferente a ti, mañana puedes experimentar eso, y si uno se empieza a poner en el zapato del otro y experimentamos todas las formas, podremos ser más compasivos con el otro. Podríamos cuestionarnos cómo es estar en ese zapato si fuese mío y qué necesita esa persona de mí que estoy yo ahora en este cuerpo y me puedo dar sabiendo que soy yo, otra parte de mí experimentando otra forma. Cómo sería la vida si recordásemos que el bien del otro es el bien tuyo; que no hay juicio pero sí puede haber más conciencia, porque entre mayor conciencia menos sufrimiento.

 

Ahora lo interesante es mantener ese estado, pero en realidad no importa porque sé que sí hay algo más grande y sé que estoy viviendo una ilusión donde como humana me equivocaré y eso no importa tampoco porque recuerdo mi intención, ¡recuerdo cuál es la motivación última en mi vida, en mi camino y como seres de luz que somos!

 

Los bendigo a todos, ¡recuerden quiénes son y déjense brillar y ser en ese potencial maravilloso, que sólo ustedes pueden hacerlo con el cuerpecito que les toco!

 

¡Sean ustedes en su máximo potencial!

Namasté a todos, ¡Namasté e Inlakech!

Porque Yo Soy Tú y Tú Eres Yo.

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: