Budismo ¿porqué cuando sentimos dolor intentamos huir de él a través del placer sensual?

Budismo: ¿por qué cuando sentimos dolor intentamos huir a través del placer sensual?

Edmeé García / 2016-06-03

El Sallatha Sutra es un texto budista, de los muchos que conforman el Canon Pali y guardan la sabiduría de este modo de vida. En dicho texto el Buda habla de cómo el sufrimiento que experimentamos  está constituido por dos flechas. La primera es el sufrimiento que deriva de la experiencia humana  en si misma y que no podemos eludir como aquel que proviene de la enfermedad, la vejez o el estar separados de las personas que amamos. De alguna manera todos hemos experimentado pérdida, dolor físico, mental y emocional. 

 

Sin embargo el como reaccionamos a ello es lo que puede añadir una segunda flecha de dolor o evitárnosla, ya que ésta flecha representa la reacción de pena y preocupación que sentimos frente a nuestro propio sufrimiento.  De acuerdo al Buda  el problema no es sólo experimentar dolor sino que nos obsesionamos con él  o nos resistimos y esta resistencia que puede ser manifestada en expresiones comunes como “¿por qué me pasa esto a mí?” o “esto es horrible”,de alguna manera renueva nuestro dolor y sufrimiento. 

 

De acuerdo al Sallatha Sutra  el maestro espiritual instruyó a sus discípulos sobre como reacciona una persona común y corriente frente al sufrimiento y cómo actuaba aquél discípulo que había recibido instrucción en el Darma. 

 

Cuando es tocada por el sentimiento de dolor, la persona común y corriente se aflige, guarda luto, se lamenta y golpeándose el pecho, se consterna. Así que siente dos dolores, el físico y el mental.  Como si dispararan a un hombre con una flecha y justo después le dispararan otra para que sintiera los dolores de las dos flechas. De la misma forma cuando la persona común y corriente es tocada por un sentimiento de dolor se aflige, guarda luto, se lamenta golpeándose el pecho y se consterna. Así que siente dos dolores el físico y el mental”. 

 

“Mientras experimenta esta sensación dolorosa  se resiste. Cualquier resistencia con respecto a este sentimiento doloroso le obsesiona. Al ser tocada por ese dolor, se regocija en los placeres sensuales ¿por qué sucede esto? Porque la persona común y corriente que no ha tenido instrucción no percibe ningún escape del dolor más que el del placer sensual. Mientras se recocija en el placer sensual cualquier obsesión o pasión con respecto a a ese placer lo obsesiona. No distingue su origen, ni cómo se aleja, ni su fascinación o atracción, ni el retroceder o el escape de ese sentimiento. 

 

Mientras siente placer sensual, lo experimenta como si estuviera unido a él. Mientras experimenta dolor lo siente como si estuviera unido a él. Mientras percibe un sentimiento que no es ni de placer y dolor también lo siente como si estuviera unido a él. Esta es una persona corriente unida con el nacimiento, el envejecimiento  y la muerte, con las penas, las lamentaciones, los dolores, las preocupaciones y la desesperación. Él está unido con el sufrimiento y la tensión. 

 

Después, les indicó que una persona con instrucción  no se lamentaba ni optaba por mortificarse a sí mismo. Simplemente observaba el surgimiento del dolor y como este se alejaba, y volvía sin resistirse ni obsesionarse, de tal manera que podía experimentar dolor físico pero no mental. Porque la persona con instrucción en el Darma podía distinguir una salida del sufrimiento mientras que observaba su surgimiento, cambio y cese. De tal manera que: 

 

Percibiendo un sentimiento de placer, él lo percibe como algo separado de si . Mientras siente dolor, lo percibe como algo separado de si. Cuando no siente ni dolor ni placer también lo siente como algo separado de si . Este es uno de los discípulos bien instruidos por los nobles separados del nacimiento, la vejez y la muerte, de las penas, las lamentaciones, los dolores, las angustias y la desesperanza. Él está separado del sufrimiento y la tensión. 

 

En resumen, lo que Buda quería transmitir es que existe un elemento de sufrimiento inherente en las condiciones del mundo en que vivimos y la experiencia del cuerpo humano, sin embargo, el dolor que realmente nos obsesiona y nos ocasiona angustia es aquel que nosotros mismos generamos.  También aclara que nuestra reacción se debe a un desconocimiento o una incapacidad para distinguir un camino fuera del ciclo del sufrimiento. Pero a través de la imagen de las dos flechas dejó claro que este camino existía y radicaba en las enseñanzas del entrenamiento de la mente.  ¿Cuál es tu experiencia con estas dos flechas?

 

Con información de Wild Mind 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar