Sé consciente de tu renacer sin control con estos consejos

Juan Silva / 2016-08-18

Cuando conocí el budismo la idea del renacimiento sin control me llamó mucho la atención. Se trata de volver a nacer en otro cuerpo con la experiencia de otras vidas. La posibilidad de ser consciente de eso me fascinó y con el tiempo encontré otra manera de ver y aplicar esa idea, la cual es muy útil para tomar consciencia de los patrones de pensamiento y emoción que estamos repitiendo sin control. Me explico:

 

Creo que existen ciclos de renacimiento sin control mucho más cortos y específicos. Por ejemplo, renacer sin control en otra relación de pareja idéntica a la anterior, en otra amistad tóxica, en otro ciclo laboral idéntico a todos los que has tenido en el pasado, renacer sin control en un momento de dolor ocasionado por el mismo detonante de siempre y así cuantos ejemplos queramos enunciar.

 

Piénsalo, ¿cuántas veces has renacido sin control en otro ciclo idéntico al anterior? ¿Cuántas veces tus miedos, tus creencias limitantes, tus prejuicios, tu dolor, tu adicción o tu ira te han llevado a renacer a otro ciclo de más dolor, más ira y menos felicidad y paz mental?

 

Esos mini renacimientos son tan habituales que terminamos resignándonos a ellos, tolerándolos con la cabeza agachada y viviendo en piloto automático la mayor parte de nuestra vida, con casi nada de control sobre nosotros mismos. Por cierto, me refiero a un control positivo, no a un control freak que ejerce dominación ansiosa, con pocos beneficios y sí muchos issues.

 

¿Cómo tomar control de mis mini renacimientos?

 

Tomando consciencia del tipo de ideas que mantenemos en nuestra mente y con las que nos involucramos emocionalmente. Sí, las ideas que están ahí estacionadas durante el día, pueden ser imágenes mentales, creencias que suenan tras bambalinas en nuestra mente, emociones redundantes de recuerdos a los que damos replay todo el tiempo, palabras que usamos para definir o limitar eventos, experiencias y personas. Con esas formaciones mentales (que gran parte del tiempo ignoramos) y con nuestra energía, cocinamos cada mini renacimiento que tenemos y cada segundo de nuestra vida.

 

¿Cómo tomar consciencia?

 

Tienes varias opciones:

 

· Dedica 10 minutos al día para meditar para desarrollar tus músculos mentales y tu control sobre ellos.

· Date unos 2 o 3 minutos al día para dar gracias por algo que tengas en tu vida, esto instala Gratitud en tu sistema operativo y ayuda a diluir formaciones mentales tóxicas como ira o angustia.

· Separa tiempo de tu día para preguntarte ¿qué esperas obtener del día? ¿Qué quieres crear con tus horas de hoy? ¿Qué vida quieres vivir hoy? ¿Con qué vas a llenar tu día? Respóndete esas preguntas y anótalas donde puedas verlas.

· Decide consciente apagar el piloto automático aunque sea por unos minutos durante el día, decide consciente y diferente a como decides habitualmente para que hagas nuevas redes neuronales, nuevas formaciones mentales, nuevos patrones de pensamiento y te diviertas expandiendo tu menú de desiciones y estímulos del día.

 

¿Cuáles uso yo?

 

Uff, las uso todas en diferentes momentos de mi día o semana. Como artista marcial, soy muy fan de tener muchas opciones para obtener el mismo resultado. Pero no tienes que usarlas todas juntas, prueba una por unos días, ve cómo te sientes y revisa tus resultados, prueba otra y haz lo mismo. Poco a poco armarás el combo que mejor que te acomode.

 

Recuerda, no hay tal cosa como One size fits all.

 

Nos leemos pronto.

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: