Sinastría: una guía de compatibilidad astrológica

Alejandro Martinez Gallardo / 2016-04-17

La sinastría en la astrología tradicional no tenía mucha importancia, se argumenta que porque antes lo matrimonios eran mayormente arreglados. En realidad, la importancia de esta rama de la astrología (sinastría literalmente significa unión o relación de estrellas) ha crecido por la inclusión de la astrología en las revistas del corazón y la obsesión moderna por el amor romántico y la pareja como acto que define y redime la existencia.

 

Aunque muchos quisieran simplificar la astrología para que se puedan conocer los misterios de la existencia con sólo saber el signo solar, esta compleja disciplina ha perdurado en el tiempo justamente por su complejidad y multifactorialidad; no puede reducirse la compatibilidad de dos personas a un signo solar. En la astrología bien entendida cada uno de los 7 u 9 planetas (si se practica el sistem moderno) tienen un peso importante y no se puede fomar una imagen calificada si no se analizan las relaciones de todos estos planetas e incluso no sólo en el momento del nacimiento sino en sus respectivas progresiones. Algunos astrológos tradiconales de hecho apuntan que lo más inidicado es utilizar astrología horaria, eso es, a grandes rasgos, hacer un horoscopo del momento en el que se genera la interrogante sobre una posible pareja. 

 

Dicho eso, como disciplina predictiva --los astros no obligan sólo inclinan, se dice-- y radiografía de la personalidad, la astrología ciertamente tiene importantes cosas que decir sobre el posible éxito de una pareja o una relación afectuosa. Los factores principales utilizados por la astrología para deducir la sinastría vienen de Claudio Ptolomeo, probablemente el astrólogo más importante de la historia quien sugiere que se busque la conjunción entre Sol y la Luna en las cartas natales, entre la Luna y la Luna o entre el ascendente y la Luna. La conjunción Sol-Luna es quizás el aspecto clásico de la astrología e incluso de la alquima, marcando la perfecta conjunción de los opuestos, lo masculino con lo femenino, el espejo que transmite la luz templada por el filtro curativo de la alteridad. De manera menos determinante se pueden buscar aspectos suaves o incluso duros entre estas luminarias como indicadores. Carl Jung en su libro Sincronicidad publica intrigantes resultados analizando la presencia de estos aspectos en cientos de matrimonios.  

 

El astrológo británico John Frawley marca que un punto a considerarse en la sinastría es que exista un mismo emplazamiento en el regente del ascendente. Esto es, por ejemplo, si una persona tiene Geminis como ascendente deberá de encontrar la ubicación de su Mercurio y compararlo con el Mercurio de su posible pareja. El ascendente es utilizado en gran medida ya que marca los aspectos del cuerpo y la personalidad en su sentido inicial, no-desarrollado y por lo tanto sirve como un predictor de una compatibilidad física y de una atracción sin posibles improntas y contaminantes psicologistas. Frawley señala que otro factor a considerarse es el balance de elementos en una pareja. Esto es la presencia dominante de agua, tierra, fuego u aire, lo cual determina en la medicina antigua el humor de la persona. Se cree que personas que tienen, por ejemplo, mucha agua (signos como Pisicis, Cáncer y Escorpión) se pueden beneficiar de personas con planetas bien posicionados en signos de fuego o que tengan un humor colérico, complementándose y completándose.  "Los opuestos en realidad se atraen; también lo similar, pero los similares se aburren el uno del otro", dice Frawley, y es necesaria "la correcta combinación para que se complementen y al mismo tiempo se identifiquen el uno con el otro". Esto sugiere que si bien para que se produzca la alquimia del amor es necesario que una persona tome de la otra lo que carece, como Poros y Penia, en el mito que relata Platón, esta relación no puede ser tan radicalmente opuesta, que no tengan elementos comunes para facilitar el diálogo y poder tener ciertas dulzuras y descansos, de otra forma ocurre solamente un encuentro volcánico, una fricción incesante.  

 

Otro factor a considerarse siempre es la casa 7, que rige el matrimonio. Una persona tendrá una tendencia a unirse con beneficio (o al menos cumpliendo su destino astrológico) con una persona que esté regida o que tenga una fuerte presencia del planeta o el signo que rige la casa 7 de la primera. Es decir,  si una persona tiene a Sagitario como regente de su casa 7 deberá de observar el Júpiter de la pareja prospectada o incluso una importante presencia de Sagitario en esa persona (lo cual marca de todas maneras una presencia importante de Júpiter). También se deberá a mirar al huesped de la casa, esto es si un planeta aparece en la casa 7. Por ejemplo, casa 7 en Sagitario y Mercurio también en los grados que abarca esta casa. 

 

En el caso de la atracción sexual, naturalmente se debe de observar la posición de los planetas sexuales: Venus y Marte. Estos ardientes amantes en la mitología griega, simbolizan la seducción y el placer (Venus) y la acción y la excitación que genera la seducción, la energía libidinal (Marte). Si una persona tiene a Marte donde la otra tiene a Venus o viceversa, esto es considerado favorable, al igual que aspectos entre estos dos planetas o entre Venus-Venus que es finalmente el planeta de lo placentero, la belleza y la armonía; Marte en cambio simboliza también la división y el conflicto sin embargo provee la pimienta y el fuego necesario para cierto tipo de pasiones. Asimismo se puede atender al regente de la casa 5 que determina la sexualidad y la diversión. 

 

William Lilly, uno de los astrólogos más reconocidos de la historia, señala que para observar la tendencia a la amistad de dos personas se puede buscar que existan paralelos entre las posciones de las Fortunas o Gracias en las cartas, esto es los planetas "benignos": Sol, Venus y Júpiter (y en este caso Lilly incluye la Luna, que siendo el planeta de la generación en la tierra, tiene que ver especialmente con el matrimonio y la fecundidad). De aquí también que aspectos entre los maléficos: Saturno y Marte, sean poco auspiciosos.

 

Un estudio realizado por el astrólogo Paul Westran sugiere que no existe ninguna relación entre el signo solar y la tendencia de dos personas a casarse, pero sí existe una relación estadística significativa entre las progresiones secundarias de Venus y el Sol en una pareja .

 

De manera general si se quiere determinar una afinidad por signos astrológicos, entendiendo que esto sólo ofrecerá un aspecto limitado de la totalidad de factores a considerarse y generalmente indicará solamente una compatibilidad amistosa no necesariamente profunda, algo así como la facilidad con la que dos personas de entrada se llevan por similitudes, podemos entonces utilizar un siguiente esquema. Tradicionalmente la astrología considera que los planetas entran en relación cuando se encuentran a una distancia de ciertos grados exactos (o dentro del orbe de estos grados, generalmente menos de 8 grados); esto es lo que se conoce como aspectos y son mediados por la geometría de los 360 grados de un círculo, bajo la noción antigua expresada por Platón de que "dios geometriza". Así la relación de 60 grados es llamada sextil y es considerada un aspecto suave y benevolente; 120 grados es un trígono y es un aspecto benevolente; 90 grados es una cuadratura y es considerado un aspecto duro y tenso; 180 grados una oposición y es un apsecto duro. La conjunción depende de qué planetas y en qué signo se encuentren y puede potenciar la energía de los dos planetas en una aleación o hacer que uno se ahogue en los rayos del otro, como ocurre especialmente con el Sol. 

 

Los aspectos suaves están determinados por una identidad entre elementos o ángulos gemétricos suaves. Los sextiles son entre planetas cuyo signo es de la misma carga; signos negativos forman relaciones de 60 grados, agua y tierra; signos positivos de aire y fuego se encuentran a 60 grados también, por ejemplo: Geminis (aire) Leo (fuego) Libra (aire) Sagitario (fuego) Acuario (aire) Aries (fuego) (esto excluye solamente los signos que están en un grado de oposición). Los trígonos son formados por planetas que se encuentran en signos del mismo elemento, por ejemplo Capricornio, Tauro y Virgo a 120 grados, siendo su elemento la tierra. Esto se refuerza puesto que los planetas tienen su exaltación en signos con los que los signos que rigen forman sextiles (en el caso de los planetas diurnos) y trígonos en el caso de los planetas diurnos. Por ejemplo Venus que rige Tauro tiene su exaltación en Piscis; Marte que rige Escorpión tiene su exaltación en Capricornio;  Saturno que rige Acuario tiene su exaltación en Libra; Júpiter que rige Piscis tiene su exaltación en Cáncer.  Hay que señalar que esta regla no es perfecta para nuestro cometido ya que debido a que la mayoría de los planetas rigen dos signos, uno de los que rigen entra en cuadratura con la exaltación, por ejemplo Saturno y Capricornio con Libra.  Los siguientes signos en estado puro (debemos entender que todos tenemos diferentes signos y no somos meramente Aries o Virgo), tienden a relacionarse sin sobresaltos, ya que forman ángulos suaves:

 

Aries: Geminis, Acuario, Sagitario, Leo

 

Tauro: Cáncer, Piscis, Capricornio, Virgo

 

Geminis: Aries, Leo, Libra, Acuario.

 

Cáncer: Tauro, Virgo, Escorpión, Pisicis

 

Leo: Libra, Aries, Geminis, Sagitario

 

Virgo: Cáncer, Capricornio, Tauro, Escorpión

 

Libra: Geminis, Leo, Sagitario, Acuario

 

Escorpión: Virgo, Capricornio, Piscis, Cáncer

 

Sagitario: Acuario, Aries, Libra, Leo

 

Capricornio: Pisics, Tauro, Virgo, Escorpión

 

Acuario: Aries, Geminis, Libra, Sagitario

 

Piscis: Capricornio, Cáncer, Escorpión, Tauro 

 

Twitter del autor: @alepholo

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: