6 verdades que occidente desconoce sobre los chakras

Harmonía / 2016-02-09

De todos los términos que occidente (y por occidente entendemos no sólo la cultura euro-americana, sino también la cultura oriental moderna fuertemente influenciada por ésta) ha adoptado de la tradición oriental antigua, chakra, entendido como un punto del cuerpo en donde se concentra la energía, es probablemente el más conocido pero también el más malentendido. No sólo no hemos logrado comprender realmente lo que significan los chakras, sino que tampoco hemos aprendido a trabajar con ellos. Estos seis puntos revelan cosas sobre los chakras que ningún maestro yogi te dirá (no porque quiera mentirte, sino porque tampoco lo sabe):

 

1. No hay sólo un sistema de chakras. Hay muchísimos.

La idea de que existe un sistema de chakras en el cuerpo proviene del yoga tántrico y persiste hasta nuestros días, sin embargo, ni este es el único tipo de yoga ni el sistema que presenta es el único que existe. Hay tantos sistemas de chakras como tradiciones de yoga y no, no existe un número fijo ni de sistemas ni de chakras. Los chakras no son como un órgano interno que puedas estudiar en un esquema, son energía y esa energía fluye constantemente, por eso decir que un chakra permanece siempre en el mismo lugar y en el mismo sistema es absurdo.

 

Sin embargo, hay tres puntos del cuerpo donde aparecen chakras en todos los sistemas, estos serían, por decirlo de algún modo, los chakras universales: frente, pecho y vientre.

 

2. El sistema de chakras es prescriptivo, no descriptivo

No hay una forma correcta de visualizar los chakras, el yoga occidental tiende a presentarlos como una parte del cuerpo, usando un lenguaje descriptivo para que podamos imaginarlos. Sin embargo, los chakras no son de una forma o de otra sino que su visualización depende de cada práctica y de cada prácticante, cuando se nos da un ejemplo debemos de entenderlo solamente como eso, una experiencia particular que el yogi comparte con nosotros, no significa que debamos sentirlo o visualizarlo del mismo modo.

 

3. Los estados psicológicos asociados con los chakras son un invento occidental

En cientos de libros de yoga modernos y páginas de Internet encontraremos que el chakra mūlādhāra está asociado con la sobrevivencia y la seguridad, mientras que el chakra maṇipūra está relacionado con la fuerza de voluntad y el autoestima, pues bueno, no existe ninguna fuente en sánscrito que lo confirme. El rastreo de estas relaciones nos lleva a Carl Jung, quien probablemente lo experimentó de esa manera en él mismo o en alguno de sus pacientes pero no es una regla, solamente una guía.

 

Además, existen yogis que asocian los chakras con algún órgano del cuerpo, con alguna piedra o incluso con algún alimento y tampoco hay fuentes que confirmen nada de esto. Todas esas relaciones han sido establecidas arbitrariamente por occidente y no provienen de la tración antigua.

 

4. El sistema de 7 chakras, el más popular actualmente, no proviene de la tradición sino de un tratado escrito en 1577

El sistema de chakras que la mayoría de los yogis occidentales utilizan fue escrito por Pūrṇānanda Yati en 1577 y no fue traducido hasta el siglo XVIII, lo que significa que el texto no proviene de la tradición antigua del yoga tántrico que floreció en el año 900 sino de algún maestro yogi que la interpretó a su manera. Esto no quiere decir que no lo haya hecho basándose en textos anteriores ni invalida su sistema, solamente cuestiona el hecho de que se enseñe como el único cuando sólamente se trata de una interpretación de dudosa traducción.

 

No olvidemos que el budismo tántrico, por ejemplo, el que se practica en el Tibet y que proviene de una tradición mucho más antigua, utiliza un sistema de cinco chakras en lugar de siete. 

 

5. El propósito del sistema de chakras es funcionar como una plataforma para el nyâsa

Según los autores originales, el principal objetivo del sistema de chakras es alcanzar el nyâsa, es decir, la instalación de mantras y deidades en puntos específicos del cuerpo. Por lo tanto, millones de personas que se hallan fascinadas por la idea de los chakras en realidad no los están usando para lo que realmente sirven.

 

Las dos características principales de los chakras en la tradición antigua son: que los místicos sonidos del alfabeto sánscrito se distribuyen en los "pétalos" de cada chakra en el sistema y que cada chakra se relaciona con una deidad hindú específica. Esto se debe a que su función es ser una especie de molde para el nyâsa, que consiste en visualizar una sílaba específica, de una deidad específica, en un chakra específico, mientras se entona su sonido en silencio. Claramente esta práctica está incrustada en un sistema cultural desconocido para los occidentales. Además, el hecho de que cada uno de estos puntos esté relacionado con una deidad hindú es otro elemento desconocido y descontextualizado en las prácticas occidentales.

 

6. Los mantras que crees que acompañan a cada chakra en realidad acompañan a los elementos que están instalados en esos chakras

Esto es más sencillo de lo que parece, por ejemplo, te enseñan que el mantra que acompaña al chakra Mūlādhāra es LAM y el que acompaña al chakra Svadhisthana es VAM, cuando en realidad, según la tradición antigua, la palabra LAM es el mantra del elemento Tierra que en la mayoría de las prácticas está instalado en el Mūlādhāra, entonces, el mantra no acompaña al chakra sino al elemento que, según la tradición, ocupa ese lugar. Es importante saber esto por si en algún momento deseas instalar los elementos en un lugar diferente, ¡claro que puedes hacerlo! ¿No tendrá algo que ver en tus relaciones que tengas instalado el elemento aire en el chakra del pecho? ¿Qué tal si quisieras mejor un poco de tierra para sembrar, o de fuego? En este caso es importante saber que LAM es el mantra del elemento Tierra y no del chakra al que se le asocia.

 

El territorio de los chakras sigue siendo para los maestros occidentales un territorio prácticamente inexplorado, no hay una sola vía ni una sola verdad absoluta y estas aclaraciones no pretenden invalidar la enseñanza o el camino de nadie, simplemente cuestionar una sóla vía hegemónica de comprender e interpretar los charkas. Es importante permanecer abiertos y admitir que nadie entiende aún completamente prácticas tan antiguas y no se puede hablar de verdaderas autoridades al respecto, pero puede haber maestros que comparten sus revelaciones interiores y que invitan a sus alumnos a mirar honestamente su desconocimiento, porque ese siempre es el primer paso para la iluminación.

 

Consulta nuestro glosario básico yogi

 

Fuente: Tantrik Studies

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar