5 canciones para conectar con nuestra dimensión espiritual, según neurocientífico

Edmeé García / 2016-10-17

La música acompaña todos los momentos de nuestra vida y de acuerdo al neurocientífico Daniel J. Levitin, esto se debe a que la música está íntimamente conectada con el desarrollo de ciertos mecanismos neurológicos que juegan un papel central en la evolución del homo sapiens.  De tal manera que tenemos canciones para expresar amistad, buscar confort y compartir conocimiento, pero también para acompañar rituales espirituales. Pues aunque estas ceremonias varíen en cada lugar del mundo no dejan de tener el elemento común de la música. 

 

De acuerdo a Levitin, a pesar de que los animales también sean capaces de realizar rituales, ya que por ejemplo, los elefantes y las hormigas entierran a sus muertos, los rituales humanos se distinguen porque se relacionan con un sistema de creencias. En palabras del neurocientífico: 

 

“La ceremonia es una invención únicamente humana, que conmemora eventos importantes. Estos pueden ser acontecimientos de nuestro ciclo de vida humana, tales como el nacimiento, el matrimonio y la muerte o eventos del ciclo de nuestro entorno, tales como las estaciones, las lluvias, el alba y el anochecer. Los rituales nos ligan al evento en si mismo y al ciclo de la historia en el que eventos similares han ocurrido anteriormente y continuarán ocurriendo. Son una forma externa de memoria social, que cuando van acompañadas de la música, se instalan más firmemente tanto en nuestra memoria personal, como colectiva”. 

 

Desde esta perspectiva lo que separa los gestos rituales de los humanos de aquellos de otras especies animales, es que los primeros cuentan con un componente cognitivo: la autoconsciencia humana. Es decir el hecho de que constantemente tenemos la capacidad de estar conscientes de nuestras acciones y conductas y asignarles propósitos o significados de una naturaleza trascendente o espiritual. Los cuales también tienen una función psicológica pues los rituales dan un sentido de orden, constancia y familiaridad que ayuda a paliar el miedo a lo desconocido. 

 

De tal manera que dentro de las canciones con  motivos espirituales o religiosos hay varias subcategorías, por un lado están aquellas que conmemoran un evento, tal como un nacimiento, matrimonio o incluso una batalla importante en la historia del grupo social detrás del rito. Por otro lado están aquellas que santifican un acto espiritual o lo acompañan, en este rubro podrían incluirse los villancicos navideños, ya que  a pesar de no tocar un tema espiritual en si mismo de alguna manera están ligadas a la celebración de una fecha religiosa. Además  el correr de los tiempos tiene una influencia en la interpretación de estas canciones, de tal manera que los himnos religiosos también han sido influenciados por los ritmos del gospel, el R&B y el hip hop en algunos casos. También existen ejemplos de canciones cuya letra tiene un contenido espiritual o metafísico pero no necesariamente están ligadas a una religión. A continuación te compartimos algunos ejemplos de canciones que de acuerdo a Levitin podrían entrar en esta categoría:

 

1.  “Oh happy day”, Edwin Hawkins Singers

Este himno gospel, no sólo es un clásico dentro del género y ha pasado por varias interpretaciones, también es sumamente inspirador. 

 

 

2.  “Let it be”, The Beatles

Uno de los himnos que este grupo inmortalizó, no deja de ser canto que invoca a la resiliencia a través de la confianza en que habrá una respuesta. 

 

 

3. “My body is a cage”, Arcade Fire

Las primeras líneas de esta canción dejan claro el sentimiento de aprisionamiento o limitación que el cuerpo físico puede imponer sobre los deseos del espíritu: “Mi cuerpo es una cárcel que me impide bailar con quien amo” .

 

4. “Just the way you are”, Billy Joel

De acuerdo con Levitin esta canción es parte del grupo de melodías típicas de las uniones matrimoniales, que nos recuerdan que cuando participamos de los eventos del ciclo de la vida, somos parte de una cadena de continuidad de la ceremonia y el ritual, que nos permite participar de la misma manera en que nuestros ancestros hicieron, de la unión de nuestro pasado colectivo con nuestro futuro personal.

 

 

5. “Messiah”, George Frederic Handel

Esta pieza compuesta en 1741 tomando como  inspiración algunos salmos no ha pedido expresividad ni vigencia al pasar del tiempo. 

 

 

Con información del libro “El mundo en 6 canciones” de Daniel J. Levitin

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: