4 estrategias para disfrutar de la vida a cada momento

Harmonía / 2016-12-29

A veces la vida nos parece sumamente complicada, nos sentimos abrumados y nuestra percepción se cierra, lo cual evita que notemos lo que sucede a cada instante y podamos apreciarlo. Es común estar distraído, cansado, triste, agobiado y dejar un día tras otro sintiendo que todo es difícil, pesado y no lleva a ningún sitio. Sin embargo, el hecho de que sea común no significa que sea funcional o sano, así que si notas que has dejado de disfrutar la vida es importante que hagas una pausa para corregir el rumbo. Estos pasos pueden ayudarte en el camino: 

 

1. Calma

No vas a resolver esto abrumándote más, reprochándote por dejar que sucediera o por no saber cómo empezar a arreglarlo, ni sintiéndote desesperado por sentir aunque sea un poquito de gozo. Empieza por respirar suavemente y dejar que tu sistema nervioso se relaje. Esto crea espacio en tu cuerpo  y mente para cultivar la claridad mental, tomar decisiones y trabajar en ellas. Si quieres puedes adoptar una práctica de meditación, ya que en palabras del maestro budista Thich Nhat Hahn:

La meditación puede ayudarnos a abrazar nuestras preocupaciones, nuestro miedo, nuestra ira y esto en sí mismo nos sana. Es dejar que nuestra capacidad natural de sanación haga el trabajo. 

 

2. Toma las cosas paso a paso

Desafortunadamente hemos glorificado y normalizado la prisa y cada vez más estamos demasiado ocupados como para tener una vida personal y más aún para tener un momento de sosiego con nosotros mismos pues las distracciones y el ruido de la vida cotidiana lo complican, pero lo mejor es no correr, no estresarte, no presionarte y no querer pasar al siguiente nivel si no has terminado con el primero. La vida es el camino; no hay una meta fija donde el juego termine, sólo un proceso constante de transformación. 

 

3. Cultiva la gratitud

Ha sido comprobado científicamente que sentirnos agradecidos por las cosas que conforman nuestra existencia contribuye a nuestro bienestar físico y emocional, de tal manera que lo mejor que puedes hacer para empezar a cultivar el agradecimiento es hacer una lista de todas esas cosas que te hacen sentir gratitud. Haz de esto un hábito y pronto verás los resultados. 

 

4. Acepta la vida como es 

La mayoría de nosotros queremos una respuesta fácil, una pastilla que nos de alivio, no un camino que implica un proceso en el cual debemos participar activamente. La cuestión es que tomar este camino tiene alcances limitados y la experiencia humana es mucho más amplia; hay aspectos de ella que son dolorosos o nos causan tristeza y con frecuencia preferimos fugarnos en distracciones superfluas para no enfrentarlas, pero los asuntos no resueltos se vuelven un equipaje difícil de cargar. Así que si estás cansado del peso lo mejor es que te sientes a contemplar tu maleta de equipaje, ya que entonces podrías comprender qué aprendizaje te proporcionó cada una de las situaciones de tu vida. Entonces podrás aceptarlas y dejarlas ir con gratitud. Lo más difícil es dejar de rechazar aquello que nos molesta pero, una vez alcanzada la aceptación, nos damos cuenta de que el camino ha valido la pena.

 

Con información de Yoga Journal

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Qué es lo que más disfrutas hacer en tu vida?

Te podría interesar

Te podría interesar