3 formas de cultivar la gratitud cotidianamente

Harmonía / 2016-11-22

La mayoría del tiempo estamos enfocados en conseguir lo que no tenemos, arreglar lo que está mal, señalar lo que hace falta, juzgar el desempeño ajeno y hacer énfasis en las carencias. Como consecuencia nos sentimos estresados, cansados, agobiados, ansiosos y poco apreciados. Lo más interesante es que no solemos correlacionar ambas cosas, es decir, nuestra forma de percibir la vida o experimentarla de acuerdo con nuestros hábitos e ideas con nuestro estado mental, emocional y físico, de tal forma que nos queda la impresión de que la vida no sólo está llena de carencias sino que también nos castiga. Esto, por supuesto, al convertirse en un hábito puede llevarnos a un ciclo tóxico, que a su vez nos lleva a preguntarnos cómo salir de él. Estas son tres formas para cultivar la gratitud y encontrar satisfacción:

 

 

1. Expresa tu agradecimiento por lo que tienes

Puede ser que simplemente lo digas o que te sientes a escribir una carta de agradecimiento a alguien a quien nunca tuviste la oportunidad de expresárselo, ya que a pesar de que continuamente estamos haciendo y recibiendo llamadas, escribiendo mensajes de texto y enviando correos, pocas veces lo hacemos para expresar gratitud. Sin embargo realizar esta práctica una vez a la semana puede contribuir no sólo a sentirnos más felices y agradecidos, sino que también  ayuda a disminuir el riesgo de caer en una depresión.

 

 

2. Convive con personas que no tienen lo mismo que tú

Generalmente nos acostumbramos a lo que tenemos y para salir de la monotonía buscamos la novedad, que ciertamente nos puede causar unos momentos de emoción y entusiasmo, pero pronto se vuelve parte del panorama conocido y pierde su encanto, llamando una vez más a la puerta de la insatisfacción. Por ello, la solución no es buscar nuevos estímulos como un auto nuevo o una computadora sino cultivar la gratitud por aquello que tenemos. Una forma de hacer esto es entrar en contacto con diferentes tipos de personas que pueden no gozar de los mismos privilegios, bienes materiales o relaciones que tú tienes. Por ejemplo, hablar con alguien que ha perdido un ser querido puede ayudar a poner en perspectiva lo valioso que es tener a quienes amamos a nuestro lado. 

 

 

3. Busca oportunidades para ser generoso

Si constantemente sientes que no tienes suficiente o que te falta tal o cual cosa, prueba el experimento de invertir tus recursos en alguien más. Puede ser dinero, puede ser algo que tú tienes y el otro necesita, puede ser tiempo; no importa de qué se trate, el punto es que en lugar de tomarlo para servirte a ti mismo tomes lo que tienes y se lo des a otro. En una investigación realizada en la Universidad de la Columbia Británica se le dio dinero a los participantes, quienes luego tuvieron la opción de gastarlo en sí mismos o en alguien más, demostrándose que aquellos que inviertieron su dinero en otras personas reportaban niveles más altos de felicidad. Esto tiene que ver con la secreción de oxitocina, que disminuye la tensión y nos ayuda a sentir más conectados con otras personas. 

 

 

 

Con información de Happify

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Qué te hace sentir agradecido?