Prueba

/ 2015-11-25

Cuando te preguntas cuánto deberías pagar por tus servicios freelance seguramente recurres a tabuladores fijos o haces algún sondeo para establecer tus tarifas. Sin embargo, Mark McGuiness, terapeuta y escritor de motivación personal, recomienda tomar en cuenta tus sentimientos a la hora de ponerle precio a tu trabajo. 

 

Por ejemplo, lo primero a considerar es cuánto disfrutaste el trabajo o en caso contrario, cuánto lo padeciste. Si fue una experiencia agradable y terminaste satisfecho te será más sencillo ponerle un precio con el que te sientas cómodo. Si te generó frustración y la sensación de que perdiste el tiempo, piensa cuánto es lo mínimo que necesitarían ofrecerte para que aceptaras volver a pasar por esa experiencia y parte de ahí.

 

Este tipo de tabulador funciona mejor para gente que vive de su trabajo creativo, como aritistas o diseñadores porque te ayuda a superar el miedo de cobrar demasiado y asustar al cliente o de terminar malbaratando tu obra. Además, te ayudará a sentirte mejor con lo que haces y a disfrutarlo más. 

 

Si te interesa aprender más sobre el tema visita el sitio del autor aquí

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: