lista de canciones para mejorar tu productividad canciones productividad

Usa el poder de la música a tu favor e incrementa tu productividad

Harmonía / 2016-05-14

La música es capaz de despertar nuestra mente y emociones, de inspirarnos, alegrarnos o acompañarnos en la tristeza. Ella puede  sumarse a un encuentro colectivo, o disfrutarse en solitario.  Y debido a que la música a estado presente en la vida humana desde tiempos ancestrales, está conectada a lo más profundo de nuestra psique.   En palabras del filósofo Friedrich Nietzsche “sin la música, la vida sería un error” y al parecer trabajar sin música también lo es. O al menos eso indican diversos estudios realizados con el propósito de recabar información sobre la relación entre la productividad y la música. Esto es lo que hemos podido comprender gracias a ellos. 

1. La música hace las tareas repetitivas más disfrutables. 
Cuando de música y productividad se trata, la efectividad de esta última depende de qué tan demandante sea la tarea.  Una serie de experimentos ha ahondado en la relación entre tocar música de fondo mientras se realiza un trabajo repetitivo y la eficiencia de quienes lo realizan. Los resultados arrojaron evidencia de que efectivamente la música puede ser usada como una herramienta para incrementar la productividad y de  que la naturaleza sonora de las piezas también es relevante. Al parecer las piezas disonantes no tienen un impacto en la productividad mientras que aquellas en escalas mayores dan resultados positivos. 


2. La música sirve como escape o protección psicológica en un lugar ruidoso. 

Puede ser que las oficinas abiertas sean comunes, sin embargo ha sido comprobado que un lugar de trabajo ruidoso puede alterar la productividad de las personas.  Por otro lado ha sido comprobado que las personas que escuchan música mientras trabajan terminan sus tareas más rápidamente y son más creativas. La razón detrás de esto es sorprendentemente sencilla: ¡la música los pone de buen humor! Los espacios abiertos promueven la colaboración, pero el nivel de ruido que implican puede ser demasiado para ciertas personas cuyo trabajo implica niveles de concentración profundos. Quienes al no contar con un refugio físico, como una oficina o estudio privado, podrían encontrar un refugio mental a través de un par de audífonos. 

3. El volumen importa.
Los investigadores han demostrado que escuchar música a un volumen moderado es lo mejor para estimular la creatividad. Por otro lado tanto los niveles moderados como los altos podían propiciar el pensamiento abstracto. Sin embargo mantener la música a niveles altos inhibe la capacidad del cerebro para procesar información. 


Entonces ¿qué puedes incluir en tu lista de canciones para mejorar tu productividad? Estas son algunas recomendaciones: 


1. Sonidos de la naturaleza

Investigadores del Instituto Politécnico de Rensselaer descubrieron que añadir une elemento natural podía incrementar la concentración y mejorar el ánimo. Los sonidos de la naturaleza pueden recubrir las voces y ruidos circundantes tan bien como el “ruido blanco”, lo cual se traduce en un incremento en las capacidades cognitivas. Puedes escuchar grabaciones de sonidos de la naturaleza o música de fondo con sonidos de ríos, mares y cascadas. 

 

 

2. Dependiendo de la tarea que realices deberás elegir entre música con letra o piezas instrumentales. 

Si la tarea que estás ejecutando no requiere niveles profundos de concentración, las letras de las canciones no serán un problema. Sin embargo, si lo que necesitas es lo opuesto las letras de las canciones podrían evitar que lo logres. Algo importante sobre las voces humanas hablando ya sea en el entorno de oficina o en las canciones es qué tan claramente podemos entender lo que dicen. Si la charla es como un sonido general, que no nos permite distinguir lo que se dice podría no resultar un reto para la concentración. Por otro lado tratar de concentrarte en articular tus pensamientos mientras escuchas un estribillo pegajoso podría ser sumamente difícil. 

 

 

3. Lo familiar es bueno
Las canciones que conoces y disfrutas mejoran tu estado de ánimo, lo cual como mencionamos anteriormente tiene efectos positivos en tu productividad. Además recurrir a piezas que te sean familiares puede ayudarte a realizar tareas complejas, ya que no estás siendo sorprendido constantemente por los detalles y te hace sentir cómodo. 

 

 

4. La música clásica si sirve.
Primero que nada con frecuencia estas son piezas instrumentales y al no tener letra son perfectas para tareas que requieran  que te sumerjas en ellas a profundidad. De acuerdo a un estudio la música barroca es especialmente buena si se busca ser más productivo. 

 

 


Con información de Inc.

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar