Una iniciativa en Francia permite desconectarse del celular

Harmonía / 2017-02-07

Nuestra vida se encuentra cada vez más inmersa en la tecnología, y en particular en el teléfono celular. Estamos acostumbrados a comunicarnos de forma rápida y a acceder a nuestro correo electrónico, mensajería, redes sociales, contactos, agenda, etc., con un simple toque del dedo.

 

Aunque esta es una ventaja cuando se trata de mantener el contacto con la gente, la verdad es que algunos trabajos pueden aprovecharse de esto y demandar que estemos conectados 24 horas 7 días a la semana, y eso no es saludable.

 

Como respuesta a esta problemática, en Francia se instauró el “derecho a desconectarse”. No se trata de una prohibición absoluta de los correos, pero sí de ciertos cambios en sus metodologías. Por ejemplo, se solicita que en los correos dirigidos a muchas personas se responda únicamente a quien lo envía (cuando no afecta el flujo de la conversación), así como establecer horarios para responder que no interfieran con la vida personal del trabajador.

 

Dado que el límite entre la vida profesional y la personal es cada vez más tenue, como comentan los voceros del derecho a desconectarse, poder descansar por completo de los deberes del trabajo de vez en cuando es imprescindible. Así probablemente se regrese a la vida laboral con más energía y mejor productividad después de unas vacaciones o un fin de semana que si un empleado se siente cansado y fastidiado por nunca descansar.

 

Además, no se trata de perder el interés por completo en las labores profesionales sino de dedicar un tiempo exclusivo a la familia o a uno mismo. Los resultados serían personas íntegras y estables, algo que cualquier empresa valora.

 

Si crees que esta iniciativa no tendría éxito en tu trabajo, te recomendamos que busques tus propios ratos para desconectarte de las labores de vez en cuando. El equilibrio es la meta.

 

Fuente

The New York Times

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Qué opinas de esta iniciativa?
¿Te gustaría promover algo similar en tu trabajo?
¿Puedes descansar bien aun con el celular?