Un buen propósito de año nuevo (para ti y para el planeta): come menos carne en el 2016

/ 2015-12-31

Para aquellos que buscan empezar el nuevo año en una nota positiva y no sólo para uno mismo sino para el entorno (y elegir algo no remotamente factible), ¿por qué no disminuir nuestro consumo de carne? Ciertamente esta no es una idea revolucionaria y existen controversias sobre qué tan sano es implementar una dieta vegetariana, por lo que preferimos recomendar solamente comer menos carne y probar si nos sentimos mejor.

 

Los beneficios ecológicos de comer menos carne son extensos (aunque tampoco sin controversia). Generalmente se basan en que el criadero de animales para el consumo humano gasta más energía que el cultivo de vegetales (algo que parece tener ciertas disputas, pero a grandes rasgos tiene cierta lógica). Según Madeleine Somerville en The Guardian tan sólo dejar de comer una hamburguesa a la semana pueden tener un efecto similar a dejar de usar tu automóvil 600 km. Se calcula que el ganado vacuno significa 160 veces más tierra que el cultivo de generales y produce 11 veces más emisiones de combustibles fósiles. Una persona que come carne, dice Somerville, acaba afectando el planeta casi el doble que una persona vegetariana en promedio.

 

Por supuesto las plantas también están vivas (y a su manera sienten), pero es difícil pensar que existe un mismo efecto kármico o simplemente de empatía debido al nivel de complejidad y sensibilidad, como el que podría existir cuando comemos animales, y sobre todo cuando lo hacemos con desidia y sin conciencia, pudiendo comer otra cosa. Los sabios de los Vedas en la India, ante esta muerte tan embebida en la condición humana idearon elaborados sacrificios, en lo que podemos llamar la primera compensación de una especie de huella de carbono animal, una conciencia de restauración del balance ecológico. 

 

Dejar de comer carne roja --también existen estudios controversiales-- podría ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer y según se dice popularemente ayuda a evitar cierta pesadez y ansiedad (los vegetarianos suelen tener menos problemas de alta presión sanguínea).

 

Para algunos dejar de comer carne es algo sumamente complicado, explican, puesto que no logran encontrar sustitutos de proteína. Lo anterior, hoy en día es una vil excusa, ya que existen numerosas ricas opciones y recetas por todos lados. Eso sí, es recomendable proceder con cautela también y no pensar que por no ser carne los alimentos son sanos. Sabemos que la soya puede tener contraindicaciones, por ejemplo, y muchos granos pueden no ser adecuados para ti, así que se recomienda consultar un nutriólogo para hacer un cambio de dieta. 

 

Si realmente te encanta la carne, de todas maneras prueba esto como motto de año nuevo, siguiendo a Sócrates: "todas las cosas con moderación (incluyendo la moderación)".

 

 

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: