Transexual, transgénero y travesti no son lo mismo, pero merecen el mismo respeto

Harmonía / 2016-12-20

En el mundo existen miles de personas que no se identifican con el sexo que les fue asignado al nacer; sin importar hacia qué género se sientan atraídos, sienten que están en un cuerpo que no les pertenece o no desean cumplir con el rol de género que la sociedad espera de ellos. Es decir, la orientación sexual no tiene nada que ver con la identidad de género (aquí lo dejamos más claro).

 

Estas personas pueden entonces optar por la transexualidad, el travestismo o el transgénero. Te explicamos cada uno.

 

Transexualidad

Las personas transexuales están convencidas de que pertenecen al sexo biológico opuesto al que les fue asignado. Estas personas no se sienten identificadas con su propio cuerpo y desean modificarlo para que coincida con el sexo con el que se identifican, por lo que se someten a cambios físicos como las intervenciones quirúrgicas, químicos como los tratamientos hormonales y legales como el cambio de nombre. 

 

La mayoría cobran conciencia de ser transexuales desde que son muy pequeños, lo que se conoce como transexualidad primaria. Sin embargo, algunos pueden hacerlo durante la edad adulta e incluso la vejez, lo que se llama transexualidad secundaria.

 

Transgénero

La comunidad transgénero está integrada por individuos que no se identifican con el género al que corresponde el sexo que les fue asignado al nacer, sin embargo no se han sometido (y algunos no planean someterse) a una intervención quirúrgica de reasignación de sexo. Estas personas pueden optar por tratamientos hormonales o cambio de estatus legal y su orientación sexual es indistinta de su condición transgénero.

 

Los individuos transgénero pueden darse cuenta desde muy pequeños de que lo son, pero también ocurre que deciden cambiar su identidad de género durante la edad adulta. Por eso, en materia de sexualidad, es difícil hablar de identidades concretas, cuando lo que existe casi siempre son identificaciones.

 

Travestismo

El travestismo es una práctica muy antigua en nuestras sociedades y consiste en utilizar la ropa, los accesorios y los ademanes estereotípicos del género opuesto al propio. Es decir, los travestis con sexo asignado masculino tienden a vestirse con ropa femenina, ya sea para sus actividades cotidianas de todos los días o solamente en sus ratos libres y recreativos.

 

Regularmente, los travestis no desean una operación de reasignación de sexo ni un cambio de estatus legal.

 

Ninguna de estas tres condiciones es una enfermedad o un transtorno psicológico, ni debe ser tratada como tal. Las personas de la comunidad transgénero, travesti y transexual tienen los mismos derechos y garantías que el resto de los ciudadanos y sus elecciones de vida deben ser respetadas como las de cualquier otro individuo. 

 

Quizá te interese: 5 consecuencias de la discriminación que quizá no imaginas

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Conocías la diferencia?

Te podría interesar

Te podría interesar