Top 5: formas para reducir tu huella ecológica

Harmonía / 2016-05-23

No podemos negar que nuestro planeta necesita ayuda. Todo lo que sus habitantes consumimos y decidimos sobre su futuro tiene una consecuencia importante para el mundo en general. Debemos ser responsables de esta participación y procurar reducir nuestra huella ecológica.

 

¿Qué es la huella ecológica?

Se conoce como huella ecológica al indicador de sostenibilidad que trata de medir el impacto que tiene nuestra vida en el entorno. Es decir, nuestra capacidad para satisfacer nuestras necesidades sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas. Se trata de un equilibrio entre la diversidad y la productividad en el tiempo.

 

¿Cómo podemos reducir nuestra huella ecológica?

Aquí te damos 5 consejos sobre cómo podríamos reducir nuestra huella ecológica.

 

1. Reduce el uso del automóvil

Seguro que ya te han dicho esto antes. Las principales emisiones de CO2 de los ciudadanos se deben al uso de vehículos motorizados que necesitan combustibles fósiles para funcionar. Puedes usar el transporte público, la bicicleta, caminar o compartir automóvil con otros para emitir menos gases que incrementan la temperatura de la tierra como el dióxido de carbono, los óxidos nitrosos y el dióxido de azufre.

 

2. Reduce el consumo de energía eléctrica

Esta medida la puedes aplicar desde casa. La calefacción y los aparatos eléctricos consumen energía y su producción emite gases de efecto invernadero como los antes mencionados. Dale un uso prudente a la tecnología, apaga los aparatos electrónicos y desconecta sus enchufes cuando no los utilices.

 

3. Consume local

El consumo de productos importados suma el exceso de materiales con los que son envasados a los impactos ambientales que tiene su transportación. Consumir productos locales reduce la emisión de CO2 y mejora la economía de nuestro propio país.

 

4. Cuida el agua

Si no te gusta bañarte, esta puede ser una buena noticia… Es importante reducir las veces y el tiempo que dedicamos a bañarnos. Lo mismo que cerrar la llave del agua cuando no se utiliza, procurar vaciar el inodoro menos veces al día (no es tan terrible mientras no acumules demasiado de todo lo que dejas ahí), aprovechar el agua que sobra para regar plantas, entre otras medidas que sirvan para el cuidado del agua. El consumo del agua es una de las marcas más importantes de nuestra huella ecológica.

 

5. Genera menos basura

Puedes generar menos basura al utilizar productos duraderos, evitando tirar las cosas en cuanto las usas o comprando productos con poco embalaje; trata de reusar y reciclar los objetos que usas en el día a día. Por ejemplo, puedes cargar con un termo para tomar agua en vez de comprar botellas de plástico, reciclar las bolsas con las que compras el mandado (o mejor aún, utilizar bolsas de tela para el mismo), separar la basura orgánica de la inorgánica y, un reto para nuestra sociedad consumista, considera si los objetos que vas a comprar son realmente necesarios en tu vida. Recuerda que gran parte de lo que tenemos pronto será basura y que podemos ser felices sin mucho de lo material que creemos necesitar.

 

Todas las acciones tienen consecuencias. Puedes adoptar nuevas medidas para reducir tu huella ecológica poco a poco, como un proceso natural. Lo importante es tener consciencia de nuestro impacto y comenzar a actuar en concordancia con lo que esperamos del mundo y el futuro. Todas las participaciones son importantes.

 

 

Fuente: Línea verde
Ilustración: Mali Fischer 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar