Thich Nhat Hanh explica cómo podemos escuchar a otros profundamente y aliviar su sufrimiento (VIDEO)

Harmonía / 2016-08-21

Con frecuencia cuando nuestra pareja o un ser querido acude a nosotros y nos comparte sus pesares nuestra primera reacción es querer arreglarlo todo,  ya sea dándole un consejo, que no solicitó, o señalándole lo que está haciendo mal según nuestra opinión. Desafortunadamente estas reacciones suelen ser contraproducentes pues no alivian el dolor de a quien nosotros acude. De hecho puede causar mayores tensiones y conflictos en la relación, así que una mejor opción es cultivar el arte de escuchar y  en concreto algo que el monje budista Thich Nhat Hanh describe como “escucha profunda”.

 

 Esta es una forma de escuchar que de acuerdo con el monje vietnaminta puede ayudar a aliviar el sufrimiento de la otra persona, pues es un enfoque basado en la compasión, no en el juicio ni en la crítica. Cuando practicamos la escucha profunda,  quiere decir que nuestro propósito es permitirle a la otra persona liberar aquello que oprime su corazón. Aún si el otro dice cosas con las que no estamos de acuerdo o llenas de enojo y amargura, podemos continuar escuchándolos sin juicio, porque al hacerlo le brindamos la oportunidad de aligerar su equipaje y sufrir un poco menos.   Lo mejor en estos casos es no interrumpir, si posteriormente queremos sugerir ideas que ayuden a esta persona a cambiar su percepción está bien, pero en ese momento es mejor guardar silencio y concentrarnos en escuchar al otro con amor.  

 

De acuerdo a Thich Nhat Hanh, escuchar así a una persona durante una hora puede traer transformación y sanación a su vida. Pero eso no es todo, escuchar a otros compasivamente también puede contribuir a que nos demos cuenta de las percepciones erróneas que nosotros también tenemos. Lo cual es el primer paso para empezar a comprenderlas mejor.  Además la receptividad que esta forma de prestar nuestros oídos implica, nos ayuda a construir un espacio compasivo y amoroso donde pueden florecer el perdón y la bondad. De tal manera que no sólo se restaura el bienestar de los individuos, también de las relaciones y de las comunidades. Por esta razón Thich Nhat Hanh sostiene que este tipo de práctica puede traer paz al mundo, ya que el miedo, la ira y la desesperación son las precursoras de la violencia. 

 

Así que por un lado establecer un diálogo abierto y sincero puede contrarrestar los sentimientos de aislamiento y falta de aprecio o pertenencia que con frecuencia nos embargan cuando sufrimos.  Por el otro, la compasión surge porque proviene del entendimiento del sufrimiento de la otra persona. Esto nos ayuda a entender cómo es que todos estamos conectados y el proceso de una persona puede contribuir al progreso espiritual de otra. Esta es la idea detrás de las palabras del XV Dalai Lama:

 

“Si quieres que otros sean felices, practica la compasión. Si deseas ser feliz, practica la compasión”. 

 

De acuerdo al líder espiritual Thich Nhat Hanh para crear este tipo de diálogo bondadoso debemos poder decir: 

 

“Queridos amigos, queridas personas, sabemos que han sufrido mucho. No hemos comprendido suficientemente sus dificultades y sufrimientos, no es nuestra intención hacerles sufrir más sino lo opuesto. Así que por favor háblennos de sus sufrimientos y dificultades. Estamos deseosos de escuchar y entender”. 

 

Entonces debemos escucharlos con compasión pues podremos entender mucho más sobre su percepción y la nuestra.  De acuerdo al monje budista esta es la mejor forma de erradicar graves problemas sociales como el terrorismo. 

 

 

Con información de Culture of Empathy
 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: