¿Qué es Food Industry 4.0?

Paulina Sánchez / 2017-07-26

Los consumidores del presente buscan fabricantes que les permitan tener acceso total a la información de los productos, que sean lo suficientemente flexibles como para adaptarse a sus valores y necesidades y que los conviertan en partícipes ilimitados de la industria a través de la conectividad por medio de teléfonos móviles, tabletas, wearables y pantallas inteligentes. Así es como nació la Food Industry 4.0.

 

La Industria Alimentaria 4.0 permite el acceso generalizado y transparente a la información que se vincula con la salud del consumidor y con sus principios. Por ejemplo, el origen de los ingredientes utilizados para su producción, el método de cultivo o crianza, las certificaciones probatorias de alimentos orgánicos o no modificados genéticamente y, por supuesto, la información nutrimental.

 

El propósito es que el consumidor pueda tomar decisiones de compra informadas, inteligentes y eficientes. Una vez que se ha satisfecho esta parte informativa, Food Industry 4.0 va un paso más allá, pues promueve estrategias de colaboración entre productor y consumidor por medio de las cuales los fabricantes pueden generar más y mejores productos adaptados a las necesidades concretas de los consumidores (productos hiperpersonalizados), capaces de evolucionar y cambiar con facilidad (flexibilidad) y que ofrezcan calidad y buen precio (sostenibilidad).

 

¿Cómo funciona la Industria Alimentaria 4.0?

El funcionamiento de la Food Industry 4.0 es bastante sencillo de comprender, pues se basa en el comportamiento del consumidor en el internet. Este consumidor opina, recomienda, pide, propone y evalúa, todo lo cual se convierte en un gran banco de información y retroalimentación (Big Data) que permite a los fabricantes anticiparse a la demanda de nuevos productos alimenticios, así como ajustar los que ya tienen a las necesidades de sus compradores. Sobre todo, los puntos en los que los productores centran su atención cuando analizan la información generada por el consumidor son el proceso de diseño, la distribución del producto y las experiencias de compra en relación con las expectativas.

 

Más allá de generar clientes más satisfechos con las innovaciones y adaptaciones que realizan, los fabricantes encuentran beneficios adicionales en este proceso, que reduce los costos de proyectos de prueba y error (productos piloto) y mejora el aprovechamiento de las materias primas –solamente se produce lo que se necesita para cubrir las demandas del consumidor, utilizando la tecnología como herramienta principal para estudiar cómo elaborar dicho producto personalizado–.

 

Para comprender mejor el trabajo que se hace en la Food Industry 4.0 se puede tomar como ejemplo la empresa española Cárnicas Miguel Vergara, que analizó la Big Data de los consumidores y se percató de su preocupación por llevar una vida más saludable e ingerir alimentos menos engordadores. Así, usó la tecnología para crear una hamburguesa dietética obteniendo como resultado un producto en el que se sustituye el 85% de la grasa animal con aloe vera. Esto hizo a la empresa acreedora al Premio Nacional Pyme Startup 2014, lo cual la motivó para realizar una adaptación del producto e intentar cubrir la segunda demanda de su consumidor: comer un producto más saludable. Para lograrlo, están trabajando en un bioconservante que podría sustituir a los estabilizantes químicos que se usan como conservadores artificiales en los alimentos preparados.

 

Como ha sucedido en otros sectores, en la Industria Alimentaria 4.0 la tecnología se ha convertido en una herramienta fundamental para traducir las exigencias y necesidades de las personas en productos personalizados y novedosos.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: