Para que los niños saquen mejores calificaciones, enséñales música

Harmonía / 2017-10-06

Una escuela en Bradford, Inglaterra, ha aumentado el desempeño de sus alumnos, muchos de los cuales son hijos de inmigrantes musulmanes, introduciendo un innovador método basado en la música para catalizar el aprendizaje. Las estadísticas muestran la gran efectividad de incorporar clases de música y un esquema musical al aprendizaje en general.


En el 2011 la escuela Feversham se encontraba 3.2 puntos porcentuales detrás de la media nacional en inglés, algo que puede esperarse cuando muchos de los niños son hijos de inmigrantes y hablan otros idiomas. Pero este año los pupilos de la escuela ya se encuentran arriba del promedio británico, con el 74% de los alumnos alcanzando o superando el estándar en lectura y comprensión -mientras que sólo el 53% de la nación lo logra-. Esta misma tendencia se muestra en matemáticas -en el 2011, se encontraban 2.4% por detrás de la norma y hoy han superado el promedio nacional por 6.5%-. Además, en el caso de los alumnos con desventajas cognitivas, éstos alcanzan un rango porcentual de desempeño que está entre los más altos.


El director, Naveed Idrees, explica a The Guardian que decidieron tomar medidas extremas y jugársela con un plan de aprendizaje basado en la música. Actualmente cada niño tiene por lo menos 2 horas de música a la semana (algunos cursan más de 6 horas), y muchas canciones son incorporadas a las clases. Los niños practican Shakeaspeare y The Beatles y cantan algunas canciones religiosas, entre otras cosas. Esto ha generado también que aumente la asistencia a las clases en un 98%. 

 

En el Reino Unido la organización Ofsted monitorea los resultados de las escuelas, y éstas pueden ser sancionadas si no obtienen buenos resultados. Por eso, Idrees decidió tomar un plan arriesgado: explica que hubieran podido dar más clases de inglés, matemáticas y demás, pero no lo hicieron porque en general a los niños no les gusta el método de aprendizaje tradicional para estas materias, así que decidieron hacer que los niños disfrutaran aprender. Entró aquí el método Kodaly, que se basa en enseñar a los niños a aprender utilizando juegos musicales, aprendiendo ritmos, movimientos de las manos y otros. Aprender a memorizar un pasaje en verso de La tempestad y recitarlo tiene efectos expansivos, que ayudan en general a la escritura y la lectura.



Idrees cree que este método podría transformar a otras escuelas que tienen problemas para obtener buenos resultados. Esto tiene sentido: en vez de forzar a los niños a aprender información que no les atrae, es posible crear un entorno y un ritmo favorable que transformen el proceso de aprendizaje en sí mismo. Y es que la música parece operar con una especie de magia, que apela a la memoria y a los estados de ánimo que conducen a una mejor disposición para el estudio.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: