No encontrarás un método más sencillo ni más efectivo para cumplir con todos tus pendientes del día

Harmonía / 2016-09-01

Corría el año de 1918 y Charles M. Schwab, era uno de los hombres más ricos del mundo, pues era el dueño de la “Bethlehem Steel Corporation”, la segunda más grande productora de acero en Estados Unido en ese tiempo y la más grande armadora. Schwab era un hombre de negocios obsesionado por encontrar nuevas formas de tomar ventaja sobre sus competidores. De tal manera que en búsqueda de un método que ayudara a su equipo a ser más eficiente concertó una cita con Ivy Lee, un consultor sumamente respetado.

 

En dicha junta Schwab le pidió que le mostrara una forma de incrementar la productividad de sus ejecutivos. Como respuesta Lee pidió 15 minutos con cada uno  de ellos y lo que les enseñó en ese breve periodo de tiempo es quizá el método más simple de obtener la máxima productividad. Estos son sus 5 pasos:

 

1. Al final de cada día de trabajo escribe las 6 cosas más importantes que necesitas lograr hacer al día siguiente. No escribas más de 6. 

2. Asigna prioridades a esos puntos de acuerdo a su verdadera importancia. 

3. Cuando llegues al trabajo al día siguiente concéntrate sólo en la primera tarea y trabaja hasta que la termines. Luego sigue con la segunda tarea. 

4. Haz lo mismo con el resto de los puntos de la lista. Al final del día incluye cualquier cosa que no hayas terminado en la lista de 6 puntos del siguiente día.

5. Repite esto diariamente.

 

El método de Ivy Lee era tan simple que Schwab y sus ejecutivos decidieron darle una oportunidad y al cabo de tres meses estaban tan complacidos con los resultados que Schwab no dudó en recompensarlo generosamente. Más allá de la historia de éxito de este método, algo fundamental ue lo hace sencillo de implementar: su simplicidad. Entre más complejo sea un método de organización menos factible es que realmente lo apliquemos y conservemos. Además de que establecerlo como hábito toma mucho más tiempo. Por otro lado, el método de Lee va directo al punto y ayuda quien lo utiliza a concentrarse en una sola tarea. Lo cual no sólo favorece la concentración, también ayuda a reducir el estrés que el modo multitarea puede generar y que con frecuencia no se traduce en mayor eficiencia. ¿Estás listo para darle una oportunidad a estos consejos y terminar con todos tus pendientes?

 

Con información de NY Mag

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: