Niños en los cines: ¿sí o no?

Harmonía / 2017-12-04

La semana pasada las redes sociales mexicanas se enfrascaron en una polémica que parecía no tener fin. Una conocida cadena de cines prohibió la entrada a menores de tres años en dos ciudades del país y los usuarios de Internet abarrotaron la red con comentarios a favor y en contra de la presencia de niños pequeños en las salas de cine. 

 

Mientras que unos argumentaban que los padres tienen derecho a llevar a sus críos con ellos, otros se quejaban de que la presencia de infantes les arruinaba la experiencia por la que habían pagado, ya que suelen llorar o corretear, perturbando al resto de los espectadores. Las opiniones se dividieron y la discusión llegó a las principales agencias de noticias. Desgraciadamente parecía que ninguna de las dos partes estaba muy dispuesta a escuchar o dialogar con la otra y, muchas veces, en lugar de argumentos se esgrimían descalificaciones. Por eso hemos recopilado los mejores puntos a favor y en contra de este debate y algunas recomendaciones para que puedas formarte tu propia opinión informada al respecto.

 

Pros

  • Los niños son parte de la comunidad y tienen el mismo derecho a los espacios que cualquier otra persona, excluirlos "para que no molesten" es discriminatorio.
  • Muchos padres y madres no tienen la posibilidad de dejar a sus hijos con algún cuidador o niñera y deben llevarlos cuando salen a divertirse. Como comunidad deberíamos aprender a ser empáticos con esas situaciones.
  • Los niños aprenden desde pequeños a comportarse en diversos espacios. La mayoría de los niños ruidosos en los cines no fueron llevados nunca de más pequeños y no aprendieron los protocolos.
  • Es una oportunidad para que los padres eduquen a los pequeños en el respeto y la consideración hacia el resto de las personas con quienes se comparte el espacio.

 

Contras

  • Cuando los niños son muy pequeños, los decibeles que alcanzan los equipos de sonido de los cines pueden dañar sus tímpanos, que aún son muy tiernos.
  • Es muy probable que los niños, sobre todo entre los dos y los cinco años, se aburran con las películas y traten de bajarse del asiento y correr por ahí. Las películas son largas, no están hechas para atenciones dispersas como las de los pequeños.
  • A los niños pequeños no les gusta ser ignorados por sus padres. Si los llevas al cine y tratas de que no te distraigan para ver la película, intentarán todo lo que esté en sus manos para llamar tu atención.
  • Muchos padres creen que los niños no se dan cuenta de los contenidos de las películas para adultos, sin embargo, está comprobado que su memoria secundaria registra y aprende todo lo que ven.

 

Como ves, no es un debate sencillo. Nuestra recomendación es que esperes a que tus pequeños tengan entre seis y siete años para llevarlos al cine a una película clasificada para ellos, que tengas toda la paciencia del mundo y que tengas la suerte de encontrarte entre espectadores empáticos y comprensivos.

También lee: Mantra para tranquilizar a los niños hiperactivos

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: