3 formas en que los mamíferos tienen hijos, y que nos recuerdan al amor de mamá

Harmonía / 2017-05-02

Los mamíferos tenemos ciertas características en común como son los huesos en la columna, la presencia de pelo en el cuerpo, la temperatura de la sangre, la respiración mediante pulmones y la presencia de labios y dientes, entre otros rasgos. Sin embargo, existen entre nosotros pequeñas diferencias que pueden ser realmente significativas, y una de ellas es la forma en que ciertos mamíferos tienen hijos.

 

Como bien sabrás, los seres humanos somos parte de los mamíferos. Y como sabrás también (excepto si quisiste evitar el tema durante toda tu vida), nacemos acompañados de una placenta, es decir, somos mamíferos placentarios. La placenta es un órgano temporal que permite la conexión entre la madre y sus criaturas, y que mantiene con vida al feto. Mediante la placenta se realiza la respiración, la circulación y el desecho de toxinas hasta que el bebé puede valerse por sí mismo, y se desprende de la madre con el quiebre del cordón umbilical. De esta misma forma nacen los perros, los gatos, las jirafas y hasta la ballena azul.

 

Sin embargo, esta no es la única forma en que los mamíferos tienen hijos. También existen los mamíferos marsupiales, que son tan frágiles al nacer que deben permanecer en una bolsa en el cuerpo de sus madres durante un tiempo. Por ejemplo, los canguros tienen bebés del tamaño de un frijol, que cuando nacen deben subir a la bolsa de su madre y permanecer de 6 a 11 meses ahí para poder sobrevivir.

 

Un tercer tipo de mamífero es el monotremado, que tiene características reptilianas en su forma de reproducirse, pues ésta es ovípara. Sólo quedan cinco especies monotremas: cuatro tipos de equidnas (que se parecen a los erizos, y quedan muy pocas variedades por problemas de extinción) y el ornitorrinco; este último está en peligro de extinción. Los mamíferos monotremas sólo tienen un orificio mediante el cual se reproducen, tienen hijos y eliminan sus desechos, característica que se presenta en serpientes, dinosaurios, patos y ranas, y que se distingue por dar vida mediante un huevo.

 

Cualquiera que sea la forma en que los mamíferos se reproducen, el nexo con su madre siempre es vital para su supervivencia. Como humanos, podemos reconocer esta relación y el amor y apoyo que nuestras madres han tenido para nosotros y que nos ha permitido ser lo que somos hoy en día. ¡Celebramos a las madres diversas!

 

Fuente

TedEd

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: