Un millonario que trabaja por el campo

Paulina Sánchez / 2017-12-07

La filantropía se demuestra a través del servicio a la humanidad. Para muchos empresarios y millonarios, la inspiración para buscar éxitos y hacer nuevos proyectos es la pasión; para otros, la ambición. No obstante, para el empresario y filántropo indo-americano, Manoj Bhargava, la mayor motivación está en la filantropía. Fue por eso que se unió a la campaña The Giving Pledge, la cual invita a los millonarios a donar gran parte de su fortuna a causas filantrópicas. Esta iniciativa, firmada hasta el momento por 158 millonarios, incluye nombres como Bill y Melinda Gates, Mark Zuckerberg, David Rockefeller, Barron Hilton y Tim Cook, entre otros. Como parte de ellos, Manoj ha generado destacados proyectos exitosos que, además, se han documentado en filmes como Billions in Change y Billions in Change 2 (al final puedes ver uno de los videos).

 

Te puede interesar: Tres increíbles iniciativas que mejorarán la vida de millones

 

Los altos costos de la agricultura

Uno de los resultados más impresionantes de los proyectos de innovación y sustentabilidad de las fundaciones creadas por Manoj, radica en la optimización de la agricultura. En general, los agricultores tienen que cubrir demasiados costos en el cultivo de sus productos. Entre ellos están el costo del fertilizante, el diesel, las semillas y diversos pesticidas. Al final, esto demanda hasta un 98% de su inversión y los deja únicamente con el 2% de ganancia por su trabajo.

 

Lamentablemente, los agricultores han sufrido terriblemente por la arrasadora industria de los alimentos genéticamente modificados. Cada vez más campesinos han tenido que vender sus tierras o adquirir grandes deudas para intentar cubrir esa demanda de producción continua y creciente. En ese sentido, aunque de momento generan una solución inmediata, los fertilizantes químicos, además de ser caros, con el tiempo acaban con los nutrientes de la tierra y disminuyen la calidad de los alimentos.

 

En realidad ha sido tal la crisis que han padecido los agricultores que, particularmente en la India, recientemente hubo un incremento sorprendente en suicidios de agricultores porque no podían pagar sus deudas provocadas por una indeseable dependencia de la agricultura química.

 

La transformación del campo con fertilizantes gratuitos

Los ingenieros agrónomos y científicos contratados por Manoj descubrieron que si eliminaban los gastos en fertilizantes de la agricultura, un campesino podía generar un 22% de ganancia por su trabajo. Aunado a ello, notaron que el uso de fertilizantes naturales alimenta la tierra y la vuelve más fértil y rica en nutrientes. De este modo, en las siguientes temporadas de cultivo crecen productos de mejor calidad con mayor concentración de vitaminas y minerales.

 

En ese sentido, el uso de un fertilizante natural no solo ayuda a la comunidad local que produce más gastando menos, sino que favorece a la población mundial que, gracias a esto, se nutre mejor. Por supuesto, también reduce los peligros que conlleva el consumo de alimentos genéticamente modificados o regados con químicos.

 

Shivansh, un fertilizante ecológico

La palabra Shivansh tiene un origen indio y significa “del Señor Shiva” o “parte de Shiva”. Quienes son versados en el hinduismo saben que el dios Shiva está considerado como destructor del mal y transformador. Así pues, el método de fertilización Shivansh que promueve la organización Billions in Change tiene como finalidad transformar la realidad de los agricultores en una más positiva y productiva.

 

Básicamente, Shivansh es un método de formación de composta. Los agricultores aprenden a crear una pila dividida en capas de plantas y estiércol que se deja reposar por 18 días. A lo largo de este tiempo, las capas se mezclan y calientan generando una reacción que da lugar a un fertilizante. Según Manoj, aunque la idea de una mezcla de este tipo puede parecer desagradable, al final adquiere un olor a té verde. 

 

La mayor ventaja del Shivansh es que aprovecha millones de toneladas de desperdicios de la agricultura que, usualmente, se queman entre una temporada de cultivo y la siguiente. Para Manoj, esto no fue en sí un descubrimiento, sino una cuestión de apertura. La naturaleza dio la respuesta para sustituir el uso de químicos: utilizar y aprovechar lo que ya estaba ahí.

 

Es cierto que la generación de composta no es algo innovador o exclusivo del método de fertilización Shivansh. A lo largo de miles de años, agricultores de todo el mundo han aplicado diversos métodos orgánicos y sustentables para su trabajo en el campo. Algo que sí hace la diferencia es que la fertilización Shivansh se enseña en comunidades en las que los métodos tradicionales orgánicos se han perdido a través de las generaciones, es decir, las ayuda a recuperar su conciencia ecológica.

 

Aunado a ello, Billions in Change diseñó un manual basado en instrucciones a través de imágenes (para evitar limitaciones de lenguaje) que se puede descargar de manera gratuita de internet. El propósito es que todas las personas tengan acceso a esta información y puedan aplicarla en sus respectivos campos de cultivo sin que alguien tenga que ir a su comunidad a enseñarlo.

 

Esta y otras necesidades de las comunidades rurales impulsan a Manoj a buscar maneras de utilizar su fortuna para ayudar a la sociedad. Si bien sus inventos y proyectos pueden ser mejorables, tienen como base una intención noble que otros grandes empresarios y millonarios del mundo podrían aplicar en diversas áreas y con numerosos fines. Lo importante es considerar cuánto puede hacer un solo ser humano para transformar el mundo. En palabras de Manoj: “Para mí, es un privilegio servir a quienes tienen menos”.

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: