Los hacker-espacios integran tecnología y naturaleza

Harmonía / 2016-02-29

Ellos, han logrado conectar a comunidades marginadas de la era digital a la red global. Han desarrollado redes autónomas de internet en áreas aisladas y a veces montañosas. También han contribuido a la instalación de paneles solares y permitido la creación de estaciones de radio local. Ellos son los participantes de los hacker-espacios (hackerspace en inglés).  En palabras de Phillip Langlois, miembro fundador del primer hacker-espacio francés:

 

“Un hacker espacio es un espacio físico y autónomo en el que la gente se reúne alrededor de proyectos relacionados con diferentes tecnologías. Con frecuencia escuchamos de “los malvados piratas de las computadoras” en los medios, pero estos espacios no tienen nada que ver con eso: somos simplemente gente que reclama el uso de la tecnología de forma independiente, creativa y alegre. La meta es crear herramientas que puedan ser apropiadas y replicadas por cualquier persona, distribuidas gratuitamente para que puedan ser modificadas y mejoradas”. 

 

Este tipo de espacios son relativamente recientes, se originaron en la década de los años noventa  en Alemania. Aunque no empezaron a desarrollarse hasta el 2005. Desde entonces se han multiplicado rápidamente por todo el mundo, llegando a ser más de 500 sitios que han reunido a aproximadamente 40 mil personas.  Muchos de los involucrados son personas relacionadas con la creación y distribución de software libre. Ellos han aplicado sus métodos al mundo físico y  hecho su conocimiento técnico accesible. En los hacker-espacios se crean tecnologías que son amigables con la naturaleza y se adaptan al entorno rural.

 

De acuerdo con Langlois estos sitios se desarrollaron fuera de las ciudades porque estas son costosas y lo primero que se necesita son espacios amplios para establecer talleres y crear.  Uno de los primeros retos que estas comunidades enfrentan es cómo crear instalaciones 100% autónomas en lugares donde no hay infraestructura.  Además agrega:

 

Como investigadores, ingenieros, artistas, hackers y agricultores todos nos preguntamos cómo las tecnologías digitales podían unirse a la naturaleza, las tradiciones y la cultura”. 

 

Ciertamente la noción de lograr una coexistencia balanceada entre la tecnología y la naturaleza podría ser de fundamental importancia para la humanidad. De hecho podría abrir nuevas posibilidades para disminuir la concentración poblacional en las ciudades. En diferentes regiones del mundo hay generaciones de jóvenes que debido a las crisis económicas no han podido encontrar empleos en las ciudades y están regresando al campo y probando formas de vivir que sean sustentables, es decir, que tengan una relación más armoniosa con el entorno.  Está opción podría volverse aún más atractiva si el vivir fuera de las grandes urbes no implicara quedar al margen de la tecnología, las telecomunicaciones, el conocimiento y el contacto con el mundo.

 

Fuente: Reality Sandwich

 

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar