La revolución de las sin hijos: por qué cada día más mujeres deciden decirle que no a la maternidad

Harmonía / 2016-05-10

Desmitificando la falacia de "el reloj biológico", cada día son más mujeres las que se suman a las filas de las NoMo (No Mothers) porque consideran que tener hijos sencillamente no es para ellas. La escritora Lina Meruane, en su libro Contra los hijos, llama a este fenómeno "la revolución de las sin hijos", mujeres que por primera vez se preguntan si desean o no ser madres en lugar de asumirlo como algo "natural" por haber nacido con sexo femenino. Si consideramos que durante siglos la maternidad ha sido el núcleo de la identidad femenina, el hecho de que haya mujeres que estén comenzando a cuestionarla y, sobre todo, a rechazarla, explica porque Meruane considera que estamos frente a una verdadera revolución del pensamiento. Las NoMo están comenzando a tomar las riendas de su propio cuerpo sin importarles los mandatos de afuera, lo que representa una verdadera transformación del papel de la mujer en la sociedad.

 

Sin embargo, cuando una mujer se atreve a rechazar lo que se espera de ella socialmente, en este y en todos los ámbitos, siempre es juzgada y señalada. Las mujeres sin hijos son tachadas de frívolas y egoístas porque prefieren desarrollarse profesionalmente, viajar o simplemente invertir todo su tiempo y su dinero en ellas mismas.

 

Un gran sector de la sociedad aún se siente muy incómodo ante la idea de una mujer que no quiere vivir para servir a otros y al no saber cómo enfrentarse a ello opta por la condena, la ridiculización o la franca agresión. Las NoMo tienen que soportar que se les infantilice ("Estás muy joven para decidir aún"), se les juzgue ("¿Cómo puedes ser tan egoísta?"), se les trate de infundir temor ("Te vas a quedar sola y amargada") o simplemente se menosprecien sus decisiones porque no tienen "un hombre" que decida por ellas ("Es que aún no conoces al indicado, pero ya te quiero ver"). Esto sin considerar los argumentos biologicistas que intentan imponer la idea de que el útero está ahí para usarse y no hacerlo es ir contra natura (si todo lo que estuviera en el cuerpo fuera para usarse, naceríamos sin apéndice). 

 

Ninguno de estos "argumentos" parece amedrentar a las NoMo, cuyo número no hace más que aumentar día con día y cuyas características en común son un alto grado de escolaridad y un buen nivel de ingresos, lo que significa que esta tendencia tiene un fuerte sesgo de clase, ya que en otros sectores sociales la maternidad aún parece el único destino posible para las mujeres. En contraste con las NoMo, tan sólo en México, donde la interrupción legal del embarazo aún no es un derecho general, existen más de 400 mil adolescentes que se convierten en madres cada año sin haberlo planeado/deseado. Es muy probable que en medio de esos extremos haya miles de mujeres indecisas que están aprendiendo a enfrentarse a nuevo mundo de opciones, en donde la maternidad es tan sólo una de ellas.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: