¿La higiene excesiva es contraproducente para nuestras defensas?

Harmonía / 2016-03-03

Como hemos comentado antes, el sistema inmune de nuestro cuerpo depende en gran parte de la salud de nuestro sistema digestivo. De hecho, tres cuartas partes de las células inmunológicas se encuentran en nuestra microbiota. Es por eso que desde nuestro nacimiento el sistema digestivo y el sistema inmune establecen una colaboración natural que funciona por el resto de nuestra vida.

 

Para demostrar lo anterior, un estudio científico comparó la frecuencia de las reacciones alérgicas en niños de origen sueco y niños de origen estonio. Curiosamente, la microbiota de estos últimos estaba más diversificada y, por lo tanto, las alergias atópicas fueron menos frecuentes. Los resultados se justifican porque los niños de Estonia son expuestos a condiciones de higiene mucho menos estrictas que los niños de Suecia. Es importante aclarar que esto sucede desde el inicio de su infancia y por eso no representa un riesgo para su salud.

 

Otros estudios parecen confirmar estas observaciones, pues el patrón indica que las condiciones de higiene excesivas pueden privar a los niños de una estimulación inmune positiva para su microbiota. Tal vez por esta razón los mexicanos tendemos a digerir mejor la comida picante o grasosa que algunos extranjeros. No obstante, no recomendamos hacer un paseo por todas las taquerías de la ciudad en espera de aumentar nuestras defensas. Más bien se trata de exponer que los microorganismos presentes en algunos alimentos que consumimos también pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud digestiva y, como consecuencia, a mejorar nuestro sistema inmune.

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: