La gastronomía árabe puede enseñarnos mucho sobre la salud digestiva

Harmonía / 2016-08-15

La gastronomía árabe es deliciosa, variada y exótica. Esto puede ser porque conjunta una gran diversidad de cocinas pertenecientes a Medio Oriente, entre ellas la de Turquía, Marruecos, Israel y Líbano. Sus orígenes se remontan a los pueblos nómadas de la antigua Arabia, los cuales se dedicaban al pastoreo y que ha dotado a su gastronomía de una base de lácteos y sus derivados como quesos y yoghurt. Por otro lado, la carne que se consume suele ser la de carnero y sus especias y vegetales preservan combinaciones que distinguen esta gastronomía de las del resto del mundo.

 

¿Y cómo se relaciona la gastronomía árabe con la salud digestiva? Empecemos por hablar de uno de sus ingredientes básicos: el yoghurt. El yoghurt aporta beneficios para la salud digestiva al contener probióticos –microorganismos beneficiosos para la salud– que cuando se consumen en cantidades suficientes benefician el equilibrio de la microbiota. Además, la cocina árabe también utiliza otros productos lácteos y derivados como queso y leche, los cuales aportan proteínas que mantienen la salud de los músculos y huesos.

 

Dentro de la cocina árabe se utilizan constantemente vegetales como cebolla, ajo, jitomate, berenjena y pepino. En este caso, se relaciona con la salud digestiva la cebolla y el ajo, los cuales son alimentos prebióticos, ¿qué significa esto? Que contienen ingredientes no-digeribles que alimentan a los microorganismos probióticos y mejoran su poder beneficioso.

 

Otros ingredientes de la gastronomía árabe que tienen efectos positivos en la salud digestiva son los cereales y granos integrales, los cuales aportan fibra que mejora la digestión y ayuda a erradicar malestares digestivos como tránsito lento. Algunos ejemplos de cereales y granos integrales típicos de la cocina árabe son sémola de trigo con la que se elabora el cuscús y el sésamo.

 

Así que ahora sabes que cada vez que estés disfrutando una típica comida árabe, estarás ayudando a la estabilidad y equilibrio de tu microbiota, la cual participa en gran parte de las funciones de tu cuerpo, sólo por nombrar una de ellas: en la microbiota se encuentran el 70% de las células del sistema inmune. Increíble ¿cierto? Mejor consciente a esta parte de tu cuerpo.

 

Fuentes:

UCSJ

Nutrición y Tecnología

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: