KiVa, el método que ha reducido el bullying en Finlandia

Harmonía / 2016-10-14

Todos conocemos el bullying o acoso, porque desafortunadamente es un problema común.  Lo hemos visto y padecido desde nuestros años escolares y casi nadie puede impedirlo o se atreve a hacerlo. En realidad preferimos estar del lado del abusador que del de su víctima.   Algunos quizá hemos molestado a otros hasta el hartazgo, otros hemos sido acosados hasta tirar la toalla y resignarnos. Pero la vida no es así, es decir, el bullying no es normal. No es normal ejercer la violencia, aunque algunos tipos de ella hayan sido normalizados por nuestra sociedad, en realidad es algo que no debería estar sucediendo.  Sufrir violencia por parte de nuestros semejantes desde pequeños nos daña, daña nuestra conducta y la forma de interrelacionarnos. Además vivir atemorizados también  afecta el desarrollo personal, afectivo, profesional. 

 

Finlandia ha creado un método para contrarrestar el bullying y está funcionando. A través de un programa que ha implementado en las escuelas, el fenómeno del acoso escolar se ha reducido o desaparecido hasta en un 79 por ciento de los colegios. En 2006 el entonces ministro de educación, Antti Kalliomäki le encargó a Christina Salmiavalli que buscara una forma de asegurar el bienestar de los estudiantes y luchar contra el bullying y ciberbullying. Christina entonces creo el KiVa, acrónimo de Kiusaamista Vastaan, que significa “contra el acoso escolar”,, y que en finlandés también significa “divertido”, o para ponerlo en jerga coloquial “algo chido”.  El método consiste en dotar a los estudiantes, a través de lecciones y trabajos en conjunto, de otra perspectiva acerca del acoso. Asimismo se proporcionan herramientas a los estudiantes acosados para que no se queden bloqueados.

 

En el revolucionario programa finlandés, cuando se presenta una situación de acoso, se trabaja sobre todo con los testigos del hecho. Regularmente en una situación de bullying y ciberbullying participan tres actores: acosador, víctima y testigos. La clave del método es lograr que los testigos no participen del acoso, sino que empaticen y defiendan a la víctima. Una simple risa de los testigos puede hacer creer al acosador que nada de lo que hace está mal. En KiVa los estudiantes reciben lecciones para reconocer el acoso y trabajar para evitarlo. Los padres y colegios organizan charlas para ayudarles a enfrentas los problemas de bullying. De hecho existe un buzón virtual que recoge anónimamente las denuncias de las víctimas y de los testigos. Los resultados del programa, que lidera la Universidad de Turku, de ven reflejados en el aumento del nivel escolar y el bienestar dentro de las aulas finlandesas.

 

¿Has sido víctima de bullying? ¿Sospechas que tus hijos sufren bullying? ¿Cómo lo has enfrentado?

 

Con información de KiVa Program

   

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar