Hidroponia: ¡produce tus propios vegetales!

Paulina Sánchez / 2017-07-12

Con ayuda de herramientas sencillas como una charola de plástico para cultivos, unas tijeras para podar y un kit de cultivo que incluye semillas y una solución de nutrientes, puedes convertir un rinconcito de tu cocina en tu pequeño mercado de agricultor privado. Esta es la ventaja que ofrece la hidroponia, una técnica de agricultura sin tierra que permite diseñar estructuras que favorecen las condiciones ambientales necesarias para producir vegetales.

 

Origen de la hidroponia

Aunque es un método que se ha hecho popular en la última década, la hidroponia encuentra sus inicios en el siglo XVII, cuando el geólogo, naturalista y anticuario John Woodward hizo crecer plantas en un medio líquido al que añadió diferentes cantidades de tierra.

 

Luego, en el siglo XIX, el botánico Julius von Sachs y el químico Wilhelm Knop descubrieron que la tierra era innecesaria para el cultivo de plantas, pues es posible hacerlas crecer mientras se cuente con una solución nutritiva. Esta solución que desarrollaron se parece en gran medida a la que se utiliza en la actualidad.

 

Dos usos importantes que se ha dado a la hidroponia a lo largo de la historia han sido, primero, durante la segunda guerra mundial, cuando se utilizó para proporcionar vegetales para las tropas en zonas áridas y en climas inhóspitos como el de Groenlandia; luego, la NASA introdujo la hidroponia a sus programas espaciales para generar alimentos para los astronautas.

 

 

Ventajas de la hidroponia

En la agricultura tradicional se debe saber la cantidad exacta de agua que hay que dar a las plantas para que éstas obtengan suficiente oxígeno y no se sequen, pero la hidroponia resuelve este problema ya que se realiza en una base que no contiene tierra, la cual suele bloquear la captación de oxígeno por el sistema radicular: el conjunto de raíces de una planta.

 

Esta situación también nos refiere a una segunda ventaja: un cultivo hidropónico permite ahorrar mucha agua si se le compara con la agricultura tradicional. La diferencia es que el agua que se vierte en la tierra se filtra y solamente un pequeño porcentaje de ésta llega a la planta. En cambio, en la hidroponia, el agua no utilizada se recicla de nuevo en el depósito donde se realiza el cultivo y permite su uso posterior. Esto representa una ventaja significativa en entornos áridos, lo cual nos lleva a la tercera ventaja de la hidroponia…

 

Los agricultores tienen escaso control sobre el medio ambiente y las plagas; sin embargo, al hacer un cultivo libre de tierra, donde se crían ciertas plagas, se libera a las plantas de este peligro de destrucción.

 

Por último, una cuarta aportación de la hidroponia es que permite cultivar las mismas especies de plantas repetidamente, gracias a que no hay agotamiento de 
la tierra.

 

 

Diferencia entre chinampas e hidroponia

En las zonas lacustres del Valle de México el método de cultivo más popular fue el de las chinampas que, si bien aprovechaban el agua como base para la producción de vegetales, no son lo mismo que la hidroponia.

 

Las chinampas son cuadrículas flotantes de terreno elaboradas con estructuras hechas a base de troncos atados, cubiertas con ramas y rellenas de lodo, grava y tierra de cultivo. Se usaban para producir hierbas aromáticas, frijoles, calabaza, espinacas, lechugas y verdolagas, entre otras especies, pero precisamente es la inclusión de tierra lo que las diferencia de los sistemas hidropónicos. 

 

Con esta introducción general a la hidroponia, estás listo para descubrir todo lo que puedes cultivar para preparar las mejores recetas naturales y saludables en casa.

 

Una buena opción en México para ir explorando la posibilidad de hacer hidroponia en tu casa es Oasis Grower Solutions, que cuenta con un surtido extenso de semillas para cultivar en casa.

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: