FLUPP: un festival que transforma comunidades a través de la palabra

Edmeé García / 2016-11-18

El Festival Literario Para las Periferias o FLUPP por sus siglas en portugués tiene lugar cada año en una favela distinta de Río de Janeiro y lleva el poder de la cultura a los más desfavorecidos. De acuerdo con Ecio Salles y Julio Ludemir, dos de los creadores de este esfuerzo, algunos de sus amigos calificaron de quijotesco su deseo de organizar un festival literario internacional dentro de una favela en el año 2012.  Más de uno les advirtió que no lo lograrían. Después de todo las favelas son los barrios más pobres de Brasil, cuyos habitantes no sólo deben lidiar con la marginación y la falta de servicios, empleos, escuelas y seguridad social. También deben cargar con el estigma de ser considerados delincuentes y enfrentar continuamente el racismo de una sociedad que continúa ejerciendo un trato discriminatorio para con los afrodescendientes. 

 

 

A pesar de todos los obstáculos, agudizados por el reciente golpe político brasileño expresado en un cambio de gobierno poco popular, el FLUPP ha celebrado su tercera edición este noviembre de 2016 en una reconocida favela llamada Ciudad de Dios. Durante 1 semana se llevan a cabo actividades culturales, mesas de discusión y diferentes demostraciones de la tradición oral brasileña presente en las sambas, el rap, el funk y un conjunto de poetas contemporáneos que se enfrentan tanto en un slam de poesía brasileño como en uno internacional. El slam de poesía es una competencia de poesía hablada en la que cuenta tanto el texto como la representación escénica del mismo, que cada poeta debe hacer en un máximo de 3 minutos y utilizando únicamente su voz y su cuerpo. Todos los poemas deben ser de creación propia y gracias a eso es posible escuchar todo tipo de discursos e identidades que usualmente no tienen un lugar en los medios masivos. 

 

 

El FLUPP es una gran fiesta, una celebración de la individualidad en todas sus expresiones, donde todas las razas, clases sociales, preferencias sexuales e inquietudes encuentran un reflejo entre los diferentes participantes. Una de las claves de su éxito es la diversidad y, por esta razón, cuando recibí la invitación para participar en el slam internacional de poesía no me pude resistir, de tal manera que inmediatamente confirmé mi participación con Roberta Estrela D’Alva, la curadora y alquimista de este festival que logró realizar una selección de 16 poetas de diferentes países del mundo para disputarse los primeros tres lugares en tres etapas distintas. 

 

 

Así que el 7 de noviembre llegué a Río de Janeiro con muchas ganas de tejer puentes de ida y vuelta a través de la poesía. Nunca miré la playa, ni visité ninguno de los puntos turísticos, pero puedo decir con  gratitud que miré en los ojos de las personas que llegaron de diferentes puntos de Brasil y los habitantes de  la Ciudad de Dios y encontré a otros como nosotros. Otros seres como yo, en búsqueda de creatividad,  libertad, justicia, realización personal y expresión. Personas que durante 1 semana crearon un espacio utópico en el que todos tuvimos la oportunidad de ser nosotros mismos y expresar lo mejor de cada uno. Todos los colores, idiomas, razas, creencias, preferencias sexuales e historias tuvieron su lugar y una cálida acogida tanto de parte de la audiencia como de la comunidad de artistas, demostrando que otro mundo es posible y la diferencia no es ningún obstáculo para la convivencia pacífica, sino un motivo de celebración y enriquecimiento a través del intercambio. 

 

 

Al final tuve el honor de representar a mi país y quedar en tercer lugar en la final internacional del slam de poesía. El segundo lugar quedó en manos del poeta canadiense Chris Tsé y el primero fue para la poeta y productora cultural Mel Duarte. Sin embargo, todos ganamos gracias a la convivencia con artistas de Barbados, Sudáfrica, Suiza, Angola, Cuba, Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Nigeria, Argentina, Portugal, Francia, Italia y múltiples ciudades de Brasil, que en conjunto pudimos experimentar lo que alguna vez dijo Leonard Cohen:

 

“La poesía sólo es la evidencia de la vida. Si tu vida se está quemando bien, la poesía sólo es la ceniza”. 

 

 

Con información de FLUPP

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cuál es tu poema favorito?