Cuál es la relación entre el trastorno de ansiedad social y el alcohol

Harmonía / 2017-09-11

Vas a asistir a una fiesta, una fiesta familiar o con tus amigos, y entonces, antes de salir de casa bebes un par de tragos, o te metes a un bar para el precopeo. O bien, tus amigos te insisten en aprovechar la hora feliz de una cantina y aceptas, pero antes de llegar, bebes algo en tu carro, una lata de cerveza, lo que sea; sabes que está prohibido, pero lo haces. O bien, sacas una cita en Tinder y estás ansioso; entonces, antes de llegar al lugar de tu cita bebés un par de tequilas. Es decir que todo hecho que implique un contacto social te pone ansioso y no hallas otra forma de lidiar con ello más que a través del alcohol, antes, durante y después del hecho. Bueno: no estás solo; pasa, y pasa muy a menudo.

 

El trastorno de ansiedad social suele ser provocado por situaciones sociales en las que pueden surgir emociones como el miedo o la vergüenza. Los síntomas de este trastorno de ansiedad social incluyen:

  • Dificultad para hablar con otros.
  • Miedo al juicio.
  • Preocupación excesiva por un evento social próximo.
  • Náusea cuando se está alrededor de otras personas.
  • Temblores casi imperceptibles en las en reuniones.

 

Te puede interesar: Top 5: tips para evitar problemas con el alcohol

 

La Asociación de Ansiedad y Depresión de América (ADAA) señala que el 20% de las personas que padecen trastorno de ansiedad social sufren de alguna forma de abuso o dependencia del alcohol. Debido a que el alcohol se encuentra fácilmente disponible y es aceptado en las situaciones sociales, esto lo convierte en un aliado en la estrategia de quienes experimentan ansiedad a grados inimaginables. Cuando se usa alcohol u otras sustancias para lidiar con la ansiedad social, hay dos caminos resultantes: o recibes tratamiento para aminorar la ansiedad social y el uso de sustancias naturalmente disminuye y no representa ningún problema, o no recibes tratamiento y el uso de sustancias, no solamente alcohol, se convierte en un hábito y un problema. De hecho, te enfrentas a dos problemas, porque la ansiedad social ya no se controla cuando la sustancia se vuelve cotidiana.

 

Si piensas enfrentar el problema, hay algunas cosas importantes a considerar:

  • Asiste al terapeuta y al médico y da cuenta precisa de cuánto bebes o qué sustancias usas; aunque compartir esa información pueda ser potencialmente embarazoso, tu salud depende de ello.
  • Es peligroso beber y combinarlo con medicamentos recetados para la depresión y la ansiedad; así que si te comienzas a tratar, olvídate del trago.
  • Date cuenta de que a pesar de la percepción inmediata de que el alcohol tiene un efecto calmante, en realidad aumenta la ansiedad a largo plazo.
  • El uso de alcohol puede hacerte sentir más cómodo socialmente pero también menos competente en otros rubros de tu vida, y también en el social.
  • Los trastornos de ansiedad son muy tratables, y si reconoces tu abuso con el alcohol, puedes lograr vencerlos.

 

¿Padeces trastornos de ansiedad? ¿Te has tratado contra ello?

 

E.G.

Con información de Psychology Today

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Padeces trastornos de ansiedad? ¿Recibes algún tipo de tratamiento?