Estos son los riesgos de idealizar ciertos perfiles en las redes sociales

Harmonía / 2016-07-26

Parece increíble recordar que hace apenas tres meses se publicaron a través de 109 medios de comunicación en 76 países los resultados de una investigación que prometía ser histórica e inolvidable bajo el título de Panama Papers. Aunque podemos reconocer que en su momento las reacciones implicaron la renuncia del Primer Ministro de Islandia, Sigmundur Davíð Gunnlaugsson, entre otros movimientos dentro de los líderes mundiales involucrados en el problema, el hecho es que hoy en día son pocos los medios y pocas las personas que discuten en torno al tema. Una vez más, la indiferencia parece acallar lo que debió convertirse en un escándalo.

 

¿Qué sucede entonces cuando idolatramos a una persona común por subir un video que recopila una serie de likes en tiempo récord? ¿Es este un verdadero mérito para los tiempos líquidos en que vivimos? Ya en 1999, Zygmunt Bauman adelantaba en su libro Tiempos líquidos (lo mismo que en Ceguera moral de 2015) la cuestión: ante la globalización los límites de lo real se han borrado y el sentido de comunidad se ha perdido en un mundo individualista. El mismo autor, en una imperdible entrevista publicada por El País señala que las redes sociales y la revolución digital han generado un sustituto para la carencia de comunidad e incluso de activismo que vive la sociedad actual; pero que son una trampa pues no hacen más que reafirmar nuestra zona de confort, limitar nuestros horizontes de diálogo y alimentarnos con un entretenimiento barato.  

 

Pongamos por ejemplo el caso del youtuber ElRubiusOMG, quien cuenta con 18 millones de seguidores hasta el momento y recibe un promedio de 5 millones de visitas por cada video que sube en internet. Quien, además, publicó un libro en Editorial Planeta donde fomenta conductas de acoso, violencia y burla con la justificación de ser un troll. O pensemos en el fenómeno de Yuya, cuyos libros Las confesiones de Yuya y Los secretos de Yuya (sí, son dos títulos distintos y ambos están publicados en Editorial Planeta), lograron ventas extraordinarias al prometer los mejores consejos de belleza que no podían encontrarse en los videos que marcan sus siete años de éxito profesional. ¿Son ellos, en verdad, los héroes de nuestra generación?

 

Ante esta cuestión no buscamos imponer ninguna postura. Creemos que es válido tanto admirar a las estrellas de internet como el no hacerlo. Lo que queremos es invitar a una reflexión sobre los méritos que conducen al éxito espectacular de los mismos. ¿Qué ideales promovemos como honorables: los trabajos artísticos, con posturas políticas o que surgen desde las minorías, o la promoción de lo que apunta a ser una apología de la vulgaridad? Tomemos como ejemplo, de nuevo, El libro del troll de ElRubiusOMG, en donde se invita al lector a arrancar flores para tirarlas a la taza de baño, dibujar penes y dejarlos en buzones de los vecinos, salir a la calle en calzones, jadear frente a un grupo de personas, inducir el vómito en los amigos (añadiendo catsup a sus bebidas o cambiando el azúcar por la sal), y hasta a hacer un striptease en un tubo del metro, donde sabemos lo delicado que esto puede resultar para la mujer que decida ceder a este “reto” (probablemente bajo presión de sus amigos) en un país donde se ha registrado que una de cada dos mujeres ha sido agredida sexualmente en espacios públicos.


La inmediatez con que recibimos y digerimos información nos conduce a restarle a importancia a varios asuntos que quizá merecen mayor atención. Este tema ya ha sido tratado por varios especialistas (si quieres conocer la opinión de dos psicólogos infantiles, visita aquí), no obstante, nos gustaría conocer tu opinión. ¿Crees que estamos celebrando el éxito de las personas equivocadas? ¿Son las nuevas plataformas un peligro para nuestra capacidad para discernir entre lo valioso y lo irrelevante? ¿Qué información debe conservarse y cuál más bien debe cuestionarse? Cuéntanos en los comentarios.  

 

Sigue con:

Miniguía para padres: cómo proteger a mi hijo en internet

Saber qué es un contenido digital podría transformar la manera en que usas internet

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar