Esta flor tiene 14 apariencias distintas

Harmonía / 2017-03-07

En nuestra cultura, las flores son por antonomasia símbolo de belleza y diversidad. Las hay de todos los colores que podamos imaginar y de las formas más espectaculares. De hecho, cada flor tiene una personalidad, carácter, aroma y apariencia distintos, pero hay una flor que en sí misma aparenta ser 14 flores diferentes. Como el increíble y famoso pulpo mimético o imitador, que puede tomar 15 diferentes apariencias, la margarita sudafricana o Arctotheca calendula tiene, por decirlo de alguna manera, 14 aspectos o formas. Si las viéramos en un ramo o jardín pensaríamos que se trata de diferentes flores pero no, todos pertenecen a la misma flor.

 

La verdad es que no sabemos cómo ocurre este fenómeno, al menos no exactamente. Una investigación sugiere que esta única y misteriosa margarita se encuentra en el centro de una lucha evolutiva que involucra a algunas diminutas moscas abeja, el sexo y el arte del engaño. Dicha lucha ha creado la asombrosa variedad de formas que vemos actualmente en esta especie única. Las plantas con flores crean floraciones para atraer polinizadores, en su mayoría pequeños insectos que llevan lejos el polen, permitiendo que las plantas se reproduzcan.

 

Te puede interesar: Hongos, el internet de las plantas

 

Por supuesto, los criadores de plantas pueden crear artificialmente variedades de un tipo de flor. En estado salvaje, la llegada de nuevos polinizadores es lo que hace posible impulsar la evolución de los diseños florales. Las flores que parecen diferentes atraen nuevos polinizadores y producen más descendientes. Eso crea una presión de selección para que las flores evolucionen en nuevos colores y formas. La cuestión es que esta margarita multicolor no encaja en absoluto en este patrón, pues las 14 formas de la flor son polinizadas por el mismo insecto, la mosca abeja Megapalpus capensis. Entonces hay que encontrar otra explicación, y tal vez haya una pista en la estructura de la flor.

 

Aunque puede estar presente en 14 formas distintas, en realidad sólo hay tres tipos básicos o funcionales de esta margarita sudafricana. El primero se llama “forma de alimentación”. Estas tarimas proporcionan el néctar y el polen y sus pétalos son absolutamente llanos, de un solo color. "En la forma de alimentación es sólo una superficie plana y pigmentada. No hay tridimensionalidad", explica el doctor Marinus de Jager, investigador posdoctoral de la Universidad Stellenbosch de Sudáfrica. Las moscas abeja masculinas y femeninas simplemente se alimentan de estas flores.

 

Un segundo tipo se llama el "formulario de inspección". Estas flores igualmente proporcionan el néctar y el polen para las moscas abeja masculinas y femeninas, pero también hacen otra cosa. La flor produce asimismo manchas en sus pétalos, que imitan a las moscas abeja hembra. Los pétalos atraen la atención de las moscas abeja masculinas. "Simplemente aterrizarán en una de esas pequeñas manchas negras... y luego despegarán de nuevo", dice De Jager. Pero las moscas no se dejan engañar por las manchas que intentan emparejarlas. "No es un comportamiento de apareamiento completo", confirma el investigador.

 

El tercer tipo de margarita es el más engañoso. También tiene manchas, pero no aparecen en cada pétalo. Esto reproduce mejor el patrón natural y aleatorio que sería formado por el aterrizaje temporal de una o más moscas hembra. Las manchas son también más complejas, son tridimensionales y levantadas de la superficie, incluyendo crestas, adaptaciones que las hacen parecer más como una mosca de abeja real.

 

Sea lo que fuere, estas margaritas han encontrado una forma de diversificarse, disfrazarse y tal vez evolucionar hacia otras flores.

 

Con información de BBC

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cuál es tu flor favorita?

Te podría interesar

Te podría interesar