En nuestros intestinos se encuentra la historia de la migración humana

Harmonía / 2016-01-20

El ADN de las personas revela de forma casi precisa el tiempo y el espacio en que alguien habita. Sin embargo, los genomas de nuestra microbiota pueden aportar más información al respecto.

 

La propuesta surgió en 1991 cuando dos turistas que caminaban entre Austria e Italia hallaron un cadáver conservado por permanecer en el hielo de un glaciar. La sorpresa fue que el cuerpo no pertenecía a nadie que hubiera muerto hace poco, sino a un hombre de unos 5,300 años. De hecho, una vez que los científicos analizaron su genoma, resultó ser un miembro del Neolítico de hace 8,000 años; uno de los primeros en emigrar del Oriente a Europa y cuyo genoma conforma cerca del 60% del genoma general en Europa actualmente. El descubrimiento del cuerpo permite conocer un poco sobre la historia de la migración y el desarrollo en Europa.

 

Además de eso, dentro del estómago del cadáver (llamado por los estudiosos “hombre de hielo”) se encontró la bacteria Helicobacter pylori, asociada al cuerpo humano desde hace más de 100,000 años. Cuando se investigaron los detalles de esta bacteria, los científicos confirmaron que el hombre de hielo había estado enfermo del estómago (la bacteria produce úlceras y hasta cáncer en algunos casos) y que su alimentación se reducía a comida de Asia Central y Asia del Sur.

 

Este descubrimiento desmiente una idea establecida en relación a las cepas africanas de la bacteria Helicobacter pylori. La cuestión es que si el hombre de hielo hubiese sido europeo, entonces hubiera presentado una cepa de Helicobacter pylori vinculada a la que se encuentra en Europa actualmente, la cual es un híbrido entre las cepas halladas en el noreste de África y las de Asia Central, pero la cepa Helicobacter pylori del hombre de hielo no presentó características de cepas africanas, sólo asiáticas. Es por esto que Yoshan Moodley de la Universidad de Venda comenta “Podemos decir que las olas de migración que trajeron de África a Europa al factor fecal pylori no ocurrieron antes de la época del hombre de hielo”.

 

Las bacterias halladas en los intestinos de cadáveres que daten de una misma época contribuyen a reforzar la interpretación de los datos y a trazar el camino que una enfermedad pudo haber recorrido para esparcirse por diversos continentes. Queda claro que a donde viajan las personas, viajan sus enfermedades.

 

Fuente: Nautilus

Imagen: Putri Febriana

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar