Educar para comprender el mundo

/ 2015-11-19

En un mundo que aumenta todos los días su desarrollo científico y tecnológico, es urgente educar a las nuevas generaciones para poder crear un cambio en su relación con el medio ambiente.

 

El hombre debe modificar la forma en que se relaciona consigo mismo y con la naturaleza en una sociedad acelerada, donde su papel es intervenir y controlar cada vez más al medio que lo rodea.

 

Esta necesidad no es nueva. De hecho, en 1972 se llevó a cabo en Estocolmo la primera Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente y antes, en 1949, la ONU realizó la Conferencia Científica sobre Conservación y Utilización de los Recursos. En ambos eventos se planteó a escala internacional la trascendencia de los problemas ambientales.

 

En la Conferencia de Estocolmo se señaló como responsable de los riesgos ambientales globales a los gobiernos y a la sociedad. Por lo mismo, se planteó como solución una estrategia de educación ambiental basada en “educar para comprender el mundo”, cuya prioridad fuera capacitar al hombre para comprenderse a sí mismo y a la naturaleza, sin necesidad de maltratarla.

 

La ventaja de esta forma de educación es que el hombre aprende tanto su proceso de adaptación y aprovechamiento del medio ambiente natural y social como las herramientas para mejorar las deficiencias que encuentre en ellos.

 

Debemos considerar que el ser humano no sólo evoluciona a través de los cambios biológicos, sino también a través de lo cultural. Esta segunda vía se modifica mediante procesos educativos, los cuales se van heredando con el paso del tiempo hasta convertirse en nuestra forma de actuar y concebir la realidad.



¿Qué opinas de este recurso para la preservación del medio ambiente? ¿Es la educación la base del cambio?

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: