Se buscan padres adoptivos para plantas en peligro de extinción

Paulina Sánchez / 2017-05-04

Cada vez hay más animales en nuestro planeta en peligro de extinción, pero a veces olvidamos que de la mano de la fauna está la flora que conforma el ecosistema en el que habitan estos animales y que también está padeciendo los estragos ambientales provocados por prácticas humanas nocivas.

 

Las especies de plantas clasificadas como en peligro de extinción son aquellas cuya existencia peligra globalmente, así que de no contar con cuidados especiales, podrían desaparecer. Por ello, hay que sensibilizarnos en torno a la diversidad vegetal y la necesidad de su conservación.

 

La Universidad Nacional Autónoma de México creó el Centro de Adopción de Plantas Mexicanas en Peligro de Extinción del Jardín Botánico, perteneciente al Instituto de Biología, el cual convoca al público en general a conocer, primero, las mil 600 especies de plantas que alberga y, luego, a desarrollar biovalores al acercarse a las diversas plantas que requieren de alguien que desee crear un vínculo de paternidad o maternidad con ellas.

 

Como con toda relación de parentesco por adopción, este proceso implica ciertos pasos a seguir y de gran compromiso por parte del adoptante. Pero una vez establecidos los lazos y cumplidos los requerimientos, los nuevos padres adoptivos pueden llevar a casa un ejemplar de las 200 especies de cactáceas y crasuláceas que el centro cultiva o una de las 300 de las 945 especies nacionales que están en riesgo, incluyendo orquídeas.

 

El trabajo de rescate que realizan los jardines botánicos del mundo es útil, pero no basta para asegurar la conservación de las especies. Por ello, es esencial que contribuyamos a hacer de nuestro entorno un lugar más verde, pues de él depende también nuestra supervivencia.

 

Hoy en día ya hay más de 12 mil padres adoptivos y 15 mil plantas adoptadas, pero nuevas solicitudes de adopción son siempre bienvenidas. Por eso, las puertas de la tienda del Jardín Botánico están abiertas para quienes deseen solicitar informes.

 

El principal requisito es ser capaz de generar un compromiso como agente de conservación de la diversidad vegetal, ya que cada padre o madre adoptivo recibe un certificado que acredita la adopción y se compromete a informar al Jardín Botánico sobre el estado de la planta, además de convertirse en parte de la Red Ciudadana para la Conservación de la Diversidad Vegetal de México. Pero quizá lo más relevante a reconocer sea que adoptar una planta en peligro de extinción es querer compartir un poco de ti con otro ser vivo que, si bien pertenece a una especie distinta a la nuestra, requiere cuidados, un ambiente seguro, cariño y protección para sobrevivir. Recuerda que las plantas huelen, escuchan, ven y se comunican.

Queremos ayudarte a encontrar las mejores ofertas enfocadas en bienestar durante El Buen Fin.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: