Bisfenol A: sustancia cancerígena del plástico

Harmonía / 2017-06-21

Desde inicios del siglo XX el nombre bisfenol A, también conocido como BPA, ha sido tendencia en algunos medios de comunicación relacionados con la salud de las personas. ¿Sabes de qué se trata y qué relación tiene este compuesto con tu salud?

 

BPA es un compuesto orgánico formado por dos grupos funcionales de fenol, también conocido como ácido fenílico, que en su forma pura es un cristal sólido, que se emplea como parte del plástico y otros productos derivados del mismo.  

 

El BPA se utiliza durante la fabricación de plásticos. Por eso, desde hace más de 50 años hay productos en el mercado que contienen bisfenol A, como biberones, botellas de agua, equipo deportivo, herramientas dentales y medicinales, aparatos electrónicos y electrodomésticos, latas de comidas y bebidas, entre otros.

 

Cuando el fenol es ingerido en altas concentraciones puede causar envenenamiento, vómito, irritación en la piel y problemas respiratorios. De hecho, el fenol se utilizaba en los campos de concentración durante la segunda guerra mundial como parte de las llamadas “inyecciones letales”.  

 

En hombres, el consumo de BPA se relaciona con la alteración en la espermatogénesis y un descenso en los niveles de esperma, y en las mujeres con la disminución de ovocitos (ambos factores de infertilidad). Además, el BPA se vincula con problemas en los receptores de estrógeno, enfermedades cardíacas e hipertensión y con cáncer de próstata y de mama.

 

El BPA se considera dañino para los humanos desde hace mucho tiempo, tanto que incluso algunos gobiernos emitieron comunicados informando sobre sus riesgos, lo cual condujo a que ciertos mercados retiraran los productos que tuvieran este compuesto y a que algunas marcas lanzaran ofertas libres de BPA. ¿Cómo identificar un producto libre de BPA? En este texto te contamos.

 

Algunas industrias se deslindan de este problema argumentando que la cantidad de BPA en el plástico de consumo común es mínima, pero no consideran la constancia con que lo ingerimos, y también argumentan que los estudios han demostrado efectos dañinos más veces sobre animales que sobre humanos.

 

Los daños del BPA en el plástico se relacionan sobre todo con fetos, bebés y niños pequeños. Por eso se recomienda mantener especial precaución en el consumo que se brinda a ellos, pues pueden ser víctimas de los efectos negativos del compuesto, de acuerdo con un informe del 2010 de la FDA, administración de alimentos y fármacos.

 

Hay que aclarar que el fenol también está presente en los desechos de las industrias carboníferas y petroquímicas, por lo que puede convertirse en un compuesto feniclorado cuando entra en contacto con el cloro en fuentes de agua tratada para consumo humano, lo cual también es dañino para las membranas celulares.

 

Lo ideal es cuidar los productos que consumimos, de manera que representen posibilidades saludables y amigables con el medio ambiente.

 

Fuentes

El confidencial

About

Día a día

The star

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: