Desde el Bosón hasta Pie Grande: 6 misterios de la ciencia que podrían ser resueltos en el 2016.

/ 2016-01-11

Desde el origen de la vida hasta el destino del universo hay un montón de misterios científicos que se desconocen. Pero se han hecho progresos. El 2015 fue un buen año para la ciencia: hemos visto el acuerdo internacional que se llevó a cabo en Paris sobre el cambio climático; planetas enanos y las pruebas de que hubo agua en Marte.

 

Entonces, ¿qué esperar para este 2016? ¿Cuáles son los 6 misterios científicos que estarán por resolverse en este año que inicia? 3 expertos científicos que dieron su opinión al respecto.

 

1: ¿Qué hay más allá del “estándar modelo” de la física?

 

El Gran Colisionador de Hadrones, GCH (por sus siglas en inglés LHC) ya marcó algo de la lista de descubrimientos del año 2012 con el hallazgo del Bosón de Higgs. En el 2015, GHC comenzó lo que se llamó Run 2, que buscaba lo que teóricamente ya se había demostrado: la existencia de nuevas partículas. En este inicio de año el GCH ya ha arrojado indicios de dicha nueva partícula.

 

Éste indicio podría ser el de la “super simetría”, una teoría que propone que hay una super pareja más pesada para cada partícula del modelo estándar de la física (el modelo estándar de la física de las partículas describe las relaciones que se dan entre las partículas subatómicas que componen la materia). La super simetría es importante ya que nos permitiría explicar cuestiones fundamentales de la física moderna, tal como la materia oscura o la forma en la que las leyes de la física parecen estar coordinadas para crear el mundo que nos rodea.

 

Sin embargo, la nueva partícula podría ser un indicio de algo más grande o una segunda partícula de bosón o (antes de excitarnos más) una falsa alarma. Tendremos que esperar más resultados este año para estar seguros.

 

2: ¿Podemos crear más elementos?

 

Desde la década de los 30 los científicos han estado creado nuevos elementos y rompiendo partículas para crear nuevos átomos. En la actualidad nosotros sabemos de 24 elementos sintéticos tomados de la tabla periódica, hasta el aún sin nombre elemento 118. Con la reciente síntesis del elemento 117 y el reconocimiento oficial de los cuatro elementos más recientemente descubiertos, la tabla periódica se ha ido extendiendo.

 

Los científicos continúan con sus intentos por ampliar la tabla periódica más allá de los 120 elementos, aunque las sugerencias de que el elemento 122 se ha descubierto parecen fuera de lugar. La mayoría de los avances recientes han utilizado un isótopo de neutrones rico en calcio -48, como una bala nuclear disparada en otro núcleo pesado para crear el nuevo elemento. Otros éxitos han involucrado ya sea el uso de una bala nuclear más pesada que el objetivo, o más bien un objetivo más pesado, aunque también puede depender de la disponibilidad de mejores aceleradores nucleares. Se espera que, a diferencia de los elementos sintéticos que decaen rápidamente, pueda existir un nuevo grupo de elementos más pesados en una “isla de estabilidad”.

 

3. ¿Qué es materia oscura?

 

La materia oscura es la materia misteriosa que parece estar en todas partes en el universo y que es cinco veces más abundante que la materia ordinaria que forma estrellas, planetas y a nosotros mismos. Aun así, sólo tenemos evidencia indirecta de su presencia a través de observaciones astronómicas de la atracción gravitatoria que tiene sobre las estrellas y las galaxias. Hasta que podamos hacer una medición más directa de la misma, no sabremos a ciencia cierta qué es y cómo encaja en el Modelo Estándar de la física de las partículas.

 

Experimentos dedicados a esta tarea, como el Gran Experimento Subterráneo Xenón (LUX), están alcanzando nuevos niveles de precisión, ya que están tratando de detectar directamente a un candidato de materia oscura conocida como la “partículas masivas que interactúan débilmente”, ya que interactúan ordinariamente con la Tierra. Puede ser que en el 2016 sea el año en el que arrojemos luz sobre ésta particular materia.

 

4. ¿Hay vida en Marte (o cualquier otro planeta)?

 

En la Tierra, donde nos encontramos con el agua, ya sea en los desiertos o en los respiraderos hidrotermales de las profundidades del océano, nos encontramos con las condiciones necesarias para que haya vida. Como parece obvio pensar, donde hay agua, existe la posibilidad de que haya vida. Las exploraciones en Marte han modificado de manera dramática nuestra comprensión del planeta rojo, demostrado que tenía un pasado acuoso y, más recientemente, que fluye agua salada.

 

Junto con el estudio continuo de Marte, la sonda espacial Juno, en 2016, realizará el estudio de la cantidad de agua que hay en Júpiter. Otra de las apuestas para el hallazgo de vida extraterrestre puede ser Encelado (una luna de Saturno). Posee una corteza helada, pero recientemente se han descubierto géiseres, por lo que es uno de los lugares más probables en el sistema solar (exceptuando la Tierra) para albergar vida.

 

5. ¿Existen las ondas gravitacionales?

 

Del mismo modo que las ecuaciones de magnetismo y electricidad de Maxwell predijeron la existencia de ondas electromagnéticas, como la luz, la teoría de la relatividad general, de Einstein, predice ondas gravitatorias, que son ondulaciones en el tejido espacio-tiempo. Pero a pesar de que la teoría de Einstein celebró su centenario en 2015, aún no las hemos podido ver, esto se debe, principalmente, a que son muy pequeñas. El Observatorio Gravitacional-Wave Interferómetro Láser (LIGO) busca estás ondas10.000 veces más pequeñas que un protón (que constituye en núcleo atómico, junto con el neutrón) a una distancia de cuatro kilómetros.

 

Al igual que el GCH (LHC por sus siglas en inglés) el LIGO regresó a labores en 2015 después de unas importantes mejoras y los rumores sonaban sobre un descubrimiento. Hasta el momento el LIGO no a declarado nada de manera oficial.

 

6. ¿Existe Pie Grande?

 

Los avances en la tecnología significan que ahora se pueden rastrear especies de animales de las que sólo existían rumores. Cámaras Trial o cámaras “trampa” son pequeñas cámaras que se activan de forma remota cuando un haz de luz infrarroja se interrumpe, y se pueden dejar en un lugar durante largos periodos de tiempo sin la intervención humana. Éstas son utilizadas cada vez con más frecuencia, para monitorear especies de animales raros o difíciles de alcanzar, como el leopardo de Amur (panthera pardus orientalis) que fue documentado en China por primera vez en 62 años.

 

UAV (Unmanned Aerial Vehicle) o “drones” son cada vez más utilizados en estudios de fauna para inspeccionar zonas inaccesibles por tierra. Por ejemplo, un estudio canadiense encontró que los osos están tomando ventaja de las fuentes de alimentos, como gansos y sus huevos, debido al desplazamiento de sus fuentes de alimentos por el cambio climático. Este vehículo aéreo no tripulado puede sobrevolar hábitats probables de especies desconocidas, como el Pie Grande, y capturar imágenes que lo comprobara.

 

Aún nos quedan muchas cosas por descubrir y comprobar, y seguramente habrá otras de las que aún no sabemos nada, y se presentarán ante nuestro ojos en este año o en años venideros.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar