Cómo sembrar y reproducir cactus y suculentas

Harmonía / 2016-09-01

Los cactus y las suculentas son plantas relativamente sencillas de cuidar. Su principal característica es que tienen la capacidad de retener agua en sus órganos, lo cual permite que pasen varios días sin necesidad de ser alimentadas. Además, no demandan de espacios específicos para desarrollarse pues pueden crecer tanto en interiores como exteriores y en climas cálidos o fríos (aunque su origen es desértico y por eso saben conservar el agua). Tampoco requieren de una tierra especial para desarrollarse y, como todos sabemos, son plantas hermosas y diferentes.

 

Si quieres conocer detalles sobre cómo cuidar plantas suculentas, visita aquí.

 

 

Para sembrar y reproducir los cactus y las suculentas se utiliza mucho el método de esqueje. Es decir, fragmentos de plantas con fines reproductivos. Por ejemplo, en el caso de una suculenta se puede simplemente cortar una hoja con cuidado y colocar en un nuevo sustrato (superficie donde crecerá la planta). Si lo que te interesa es el cactus, para reproducirlo lo aconsejable es cortar el cactus y dejar el esqueje secar unos 15 días en una caja oscura para que donde se hizo el corte pueda cerrar el tallo y evitar que al sembrarlo se pudra. Si se quiere reproducir cactus en grandes cantidades, lo más sencillo es hacerlo mediante la semilla.

 

A los cactus y las suculentas les gusta la tierra negra normal, la que se encuentra en los jardines. También puede mezclarse con arena o piedra pómez. Al sembrarse el esqueje o la semilla, es mejor que la tierra esté húmeda.

 

Si se utiliza el método de reproducción de esqueje es importante ayudar a la planta que fue cortada a recuperarse. Esto se consigue permitiendo la cicatrización de la parte donde se obtuvo el esqueje. En un inicio esta parte podrá liberar líquido que tenía retenido en sus hojas, pero debe dejarse salir. En 15 días aproximadamente la planta cicatriza.

 

Estas plantas pueden ser atacadas por hongos. Para evitarlos, se pueden rociar de un fungicida que sea orgánico y amigable con el medio ambiente.

 

Top 5: formas para reducir tu huella ecológica

 

Es importante que los cactus y las plantas suculentas no se rieguen en exceso pues este suele ser el motivo más común de su muerte. Además, si se riegan demasiado, llegan más hongos. En el caso de los cactus, regarlos una vez al mes puede ser suficiente, mientras que las suculentas con una vez a la semana o cada 15 días estarán bien. Para saber si una suculenta tiene exceso de agua, debes notar si sus hojas se ven traslúcidas o aguadas. Por otro lado, si les falta agua se verán secas, agrietadas y como si tuvieran moretones. 

 

Esperamos que estos consejos para sembrar y reproducir cactus y suculentas te sean útiles. Si tienes alguna otra duda o quieres plantar otro tipo de planta. Escríbenos y con gusto te ayudaremos. 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar