Cómo las meditaciones grupales alivian la violencia y la hostilidad social

Harmonía / 2017-01-09

Aun con toda nuestra actitud positiva debemos enfrentar que el mundo no es color de rosa; existen problemas terribles como la guerra, la violencia y el terrorismo, los cuales no sólo destruyen el entorno de los habitantes del planeta sino también el tejido social y afectan la moral de toda la población, ya que frente a estas brutales acciones nos queda una sensación de impotencia que se engrandece cuando nos preguntamos "¿qué efecto podría tener yo en el mundo?" o "¿cómo podría cambiar esto?" y nos parece que la resolución del problema está totalmente fuera de nuestro alcance. Esto no es verdad. Quizá pienses que meditar no es hacer nada, pero en realidad traer calma y claridad a nuestra mente tiene un efecto en nuestro entorno. 

 

Hace 50 años Maharishi Mahesh Yogi trajo la meditación trascendental a Occidente, con la intención de dar a millones de personas la posibilidad de desarrollar su potencial. Además Mahesh ofreció algo que decidió llamar “tecnología invencible de defensa” o una forma de abordar el problema de la hostilidad entre las naciones que tomaba en cuenta la conexión que hay entre todos los seres y las cosas de nuestro mundo. Esta propuesta, basada en el desarrollo de la conciencia, ha sido validada a través de más de 50 réplicas y cuenta con al menos 23 estudios publicados en revistas científicas. Un experimento crítico de la tecnología invencible de defensa tuvo lugar durante la guerra de Líbano. En 1983 se realizó durante 2 meses un registro de la actividad día a día en Israel, donde un grupo de meditación trascendental se reunió a meditar con el propósito de lograr la paz. Los resultados mostraron que en los días en que el número de participantes era alto las muertes por la guerra en el vecino Líbano bajaron en un 76%, el número de heridos disminuyó en un 68%, el nivel de conflicto bajó en un 48% y la cooperación de las diferentes facciones se incrementó en un 66%.

 

Además el crimen, los accidentes de tráfico, incendios y otros indicadores de tensión social en Israel mantenían una correlación con el tamaño del grupo de meditadores. Es importante mencionar que los investigadores filtraron otros posibles factores de influencia como día de la semana, días feriados, clima, etc. Los resultados fueron replicados posteriormente en siete experimentos consecutivos durante un periodo de 2 años que abarcaron la temporada más álgida de la guerra en Líbano. De esta manera, la data indica que la práctica colectiva de meditación trascendental en grupos de cientos o miles de personas entrenadas en esta técnica puede neutralizar la tensión social, incluyendo conflictos de carácter étnico, religioso o político.

 

También te puede interesar: Medita, sobre todo cuando el mundo parezca un caos

 

Desde el punto de vista de la física este tipo de grupos entrenados puede acceder y estimular colectivamente el campo unificado, generando ondas de unidad de coherencia que permean la conciencia colectiva del resto de la población. Debido al papel de Maharishi Mahesh Yogi en la divulgación de esta técnica a este fenómeno se le ha dado el nombre de “efecto Maharishi” y de acuerdo con el doctor Ted Robert Gurr, profesor emérito de la Universidad de Maryland: 

En estos estudios he examinado el impacto del efecto Maharishi en los conflictos. No puedo encontrar ningún tipo de falta metodológica y los resultados han sido consistentes a través de un gran número de réplicas en diferentes situaciones geográficas conflictivas. Por improbable que la premisa pueda sonar, creo que tenemos que tomar estos estudios con seriedad.  

 

 

Con información de Invincible Defense

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Meditas o te gustaría aprender a meditar?