8 cosas que debes hacer si perdiste o te robaron tu cartera

Harmonía / 2016-08-06

Si ese terrible momento por el que nunca habías querido pasar se materializó y no encuentras tu cartera, espera un momento y respira. Lo primero en este tipo de casos es tranquilizarsey  buscarla con atención y cuidado, no frenéticamente. Si después de haber hecho esto has empezado a sospechar que una de dos, o la dejaste olvidada por ahí y la perdiste, o algún amigo de lo ajeno decidió meter la mano en tus bolsillos. Quizá incluso puede que ahora recuerdes donde  y en qué momento alguien se te acercó o chocó contigo. Antes de que empieces a reprocharte o dejar que tus emociones tomen control, date un momento para hacer lo siguiente: 

 

1.  Vuelve a buscarla.

Es en serio,  antes de que empieces a poner en acción todos los mecanismos para proteger tus bienes y tu información o recuperar tus pérdidas, lo mejor es que te cerciores que de verdad no está en los pantalones que usaste el día anterior. 

 

2.  Haz una lista de todo lo que tenías en tu billetera.

Este es el momento en el probarás qué tan buena es tu memoria. Concéntrate en las cosas relacionadas con tus finanzas o tu información personal. Esta lista es importante porque de alguna manera determinará a quién llamarás a continuación. 

 

3. Reporta las tarjetas con el banco como robadas. 

Toma el teléfono, marca a tu banco y generalmente en el menú viene una opción para reporte de robo o pérdida de tajertas de crédito y débito. Para poder reportarlas necesitarás dar tus datos personales y los de tus tarjetas. Lo mejor es que procures tener copias digitales de ellas, de tal manera que puedas proveer todos los datos y agilizar el proceso. De acuerdo con Banxico las operaciones realizadas 48 horas antes de tu reporte quedarán a cargo de tu banco. 

 

4. Levanta un acta.

Puede ser que para las autoridades no sea una prioridad encontrar o recuperar tu cartera, pero necesitas un documento oficial para poder poner un antecedente legal. Esto es importante porque en caso de que cuentes con algún seguro, necesitarás este documento para reclamar tus compensaciones. Por otro lado si desafortunadamente fueras víctima de fraude este documento tambiéns será crucial para demostrar que no fuiste tú quien hizo los movimientos. 

 

5. Llama a tu banco otra vez.

Y cerciórate de cuál es tu estatus crediticio, si alguien ha solicitado indebidamente un crédito a tu nombre o hecho algún otro movimiento con los contenidos de tu cartera es mejor que lo detectes cuanto antes. Es importante que tu banco ponga una alerta de fraude en tus cuentas para poder prevenir cargos que podrían causarte dolores de cabeza después. 

 

6.  Reemplaza tus documentos.

Luego viene el proceso de volver a tramitar tus identificaciones oficiales, licencia, tarjetas de biblioteca, descuentos  y otras cosas que se fueron con tu cartera. Para ayudarte con esto apóyate en la lista que creaste en el punto número dos y ve por pasos. Investiga qué necesitas hacer para recuperar cada uno y piensa un poco en las consecuencnias de no tener estos documentos. Por ejemplo, si tienes un accidente mientras conduces y no muestras tu licencia vigente, tu seguro no te cubrirá aunque tu póliza este al día. Por otro lado tu identificación personal, IFE, podría ser usada para suplantar tu identidad, por eso es importante que levantes un acta y la reportes en el Ministerio Público. 

 

7. Compra una nueva cartera.

Frente a las vicisitudes de la vida siempre deberemos rehacernos y volver a comenzar, así que elige una nueva cartera. Procura que sea manejable, fácil de guardar, que se cierre rápidamente con un cierre o velcro. De vez en cuando vacíala de todos los tickets, boletos del cine y demás cosas que terminan engordándola. 

 

8. Toma tus precauciones. 

Ya pasaste por una mala experiencia y lo mejor que puedes hacer es capitalizar su aprendizaje. Si en esta ocasión estabas distraído, ahora tienes más razones para poner más atención a tus pertenencias. Por otro lado, si te han robado y crees que pudiste haber hecho algo para prevenirlo,  es momento de enmendarte. Por ejemplo si pusiste tu cartera en tu bolsillo de atrás mientras estabas en un lugar abarrotado, prueba poner tu cartera en un lugar de difícil acceso y adopta esto como un nuevo hábito.  Si en esta ocasión no estabas preparado y no tenías copia de ninguna de tus identificaciones, es momento de que crees un archivo con toda tu información. Si ahora todas tus tarjetas y todo tu dinero estaban ahí, prueba guardar una cantidad de efectivo en algún otro lugar, como una reserva que puede sacarte de apuros a nivel inmediato. 

 

La vida tiene todo tipo de experiencias, incluyendo a algunas que quizá nos habría gustado evitar, pero lo mejor que podemos hacer es prevenir e informarnos, para protegernos de otro tipo de incidentes. 

 

 

Con información de Wikihow y Condusef 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: