7 formas en que el machismo está asfixiando a los hombres

Harmonía / 2016-10-06

El machismo es la falsa creencia de que los hombres son más valiosos y tienen derecho a más prerrogativas que las mujeres. Tomando esta definición al pie de la letra, podríamos concluir que las únicas víctimas del machismo son las mujeres. Sin embargo, el machismo también consiste en la absurda necesidad de demostrar la "hombría" en cada cosa que se dice o se hace, lo que termina por asfixiar y reprimir a los hombres, obligándolos a convertirse en una representación constante del ideal de macho. Aquí hay siete formas en las que el machismo también victimiza a los hombres.

 

1. No les permite hablar de sus emociones

"Los hombres no lloran" es la regla número uno de la masculinidad. Los hombres no tienen permitido sentirse vulnerables ni asustados y como nunca aprenden a manejar esas emociones reaccionan a ellas violentamente o aislándose. Lo que los hace mucho más propensos a la depresión y el suicidio.

 

2. Deben tener muchas conquistas

Para ser "hombres de verdad" deben salir con muchas mujeres no importa si lo desean o no, se trata de probar ante los demás que son valiosos. Cuando un hombre no tiene pareja ni conquistas automáticamente se cuestiona su sexualidad y un "hombre de verdad" además es, obligatoriamente, heterosexual.

 

3. No pueden explorar su sexualidad

Las mujeres pueden "experimentar" relaciones homosexuales sin mucho problema si lo desean, pero los hombres no deben atreverse siquiera a pensarlo. La homosexualidad es un insulto, algo amenazante que muchos no se atreven siquiera a cuestionarse, ya no digamos a practicar. El machismo reprime y norma el deseo de los hombres.

 

4. Tienen que ser fuertes

Deben poder abrir todos los frascos y cargar todos los muebles y maletas sin cansarse. Los hombres deben ser físicamente fuertes, incluso los que no lo son, deben al menos aparentarlo. Un hombre débil o delicado será insultado y acosado por el resto en lugar de protegido.

 

5. Deben soportar el bullying

Los hombres se llevan "pesado" y no se quejan. Se golpean, se insultan y se someten a todo tipo de escarnios "porque así se llevan". Y si alguno se atreve a quejarse o denunciarlo se convierte automáticamente en un cobarde y es alienado y exiliado. Para pertenecer hay que humillar a otros y también soportar las humillaciones.

 

6. No se les permite descubrir su lado "femenino"

Desde niños, los varones deben jugar a cosas de varones. No se les permite jugar con muñecas o a la comidita o a cosas consideradas "de niñas". Estas limitaciones los acompañan a lo largo de sus vidas y los obligan a elegir empleos y profesiones "masculinas" y a olvidarse de sus gustos y aficiones cuando no encajan en la idea machista de lo que debe ser y hacer un hombre.

 

7. Deben "satisfacer" a una mujer pero nunca preguntar cómo

En el sexo la tienen complicadísima porque para ellos es muy importante ser "buenos" en la cama pero al mismo tiempo no tienen ni idea de cómo hacerlo y muy pocos se atreven a preguntar. Así es, la mayoría de los hombres se sienten vulnerables en el terreno sexual pero deben fingir que no y eso los llena de frustración.

 

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: