7 sencillos pasos para llevarte bien con tus vecinos

Harmonía / 2016-09-13

En la medida en que la densidad de población aumentó en las ciudades también se estrecharon los espacios de vivienda y  la distancia vecinos, que por cierto aumentaron. Esto quiere decir que necesitamos aprender a vivir juntos, pues de otra manera vivir con un vecino ruidoso y desconsiderado se puede volver una tortura. Desafortunadamente el civismo de los habitantes de las ciudades no ha progresado al mismo tiempo que el crecimiento demográfico, de tal manera que estos sencillos pasos pueden ayudarte a construir una mejor relación con tus vecinos:

 

1. Preséntate

Cuando te mudes a un nuevo sitio procura presentarte con los vecinos, averiguar si hay algún administrador, informarte sobre  cuestiones básicas como pago de mantenimientos, lugares de estacionamiento, juntas vecinales, disposición de la basura y otras reglas de convivencia de la comunidad.  Una buena guía para establecer parámetros o guiarse es la ley condominal. 

 

2. Comunícate

Lo mejor que puedes hacer es empezar con una buena comunicación pues esto logrará que más adelante puedas negociar con tu vecino o pedirle algún favor. Así como propiciar que tus vecinos puedan hacerte saber sobre sus hábitos, actividades etcétera. 

 

3. Sé considerado

Esto suena sencillo pero nos cuesta mucho trabajo. La mayoría del tiempo solemos pensar únicamente en nosotros mismos y todo en nuestra mente gira alrededor de nuestros gustos, disgustos, trabajo, problemas y ego, pero la mejor forma de cultivar las buenas relaciones es darle un espacio a los demás. 

 

4. Respeta los lugares de estacionamiento

Hablando de dar espacio, procura respetar las entradas y salidas. No estaciones a tus invitados en el lugar del vecino mientras no está o sin avisarle. Por esto es importante la comunicación, pero toma en cuenta que no vas a tener a un interlocutor receptivo  si sueles disponer de sus espacios. 

 

5. Avisa de las fiestas

Sobre este tema podemos hablar mucho, pero todo se resume a lo siguiente: tu derecho a celebrar no puede pasar por encima del derecho de tu vecino a estar en paz en su casa. Si tú has renunciado a la idea de dormir porque tu cuerpo pide salsa, lo mejor es que vayas a un lugar dedicado al baile, la fiesta y la celebración en lugar de obligar a tus vecinos a someterse a tus caprichos. Por otro lado, si de todas formas planeas tener una reunión en tu casa procura  prevenir a tus vecinos y acordar un horario de tolerancia  pertinente para la celebración. Procura darles tu teléfono por si necesitan pedirte que bajes el volumen y si te llevas bien con ellos, pues invítalos. 

 

6. Cuida los niveles de ruido

Regresar a casa tras un largo día de trabajo sólo para lidiar con el ruido de los vecinos, escuchar martillazos del otro lado de la pared, o  intentar conciliar el sueño mientras el perro del vecino del departamento de arriba baila zapateado sobre el techo de tu habitación puede destruirle los nervios a cualquiera.  No provoques el lado iracundo de tus vecinos, puede que un día necesites su ayuda. Sé sensible con el ruido, considera instalar linóleo para amortiguar el ruido de tu mascota y recuerda que no es necesario que uses los tacones todo el día para caminar de lado a lado de tu departamento como si fuera una pasarela. 

 

7. Educa y atiende a tu mascota

Las mascotas nos llenan de alegría pero si no educas a ese tierno cachorrito que acabas de adoptar, en unos meses cuando tenga el triple de tamaño se volverá difícil de manejar. Evita que tu mascota entre al jardín, balcón o casa de tu vecino, recuerda que tu vecino no tiene la responsabilidad de cuidar o tolerar a tu mascota por ti.

 

Vivir en una ciudad tiene múltiples retos, la contaminación, los problemas de movilidad y el acoso callejero son algunas de las cosas que lo hacen más difícil, que tu casa sea un refugio, no un campo de batalla con los vecinos. 

 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar