6 sencillas formas de saber si una noticia publicada en internet es falsa

Harmonía / 2016-11-22

Muchas personas ven un artículo en Facebook o Twitter y por el solo título de la noticia se apresuran a comentarlo, darle like e incluso compartirlo, sin verificar antes la calidad de dicho contenido.

 

Aunque no lo creas, NO todos los sitios en internet son honestos ni todos están sustentados en una ética de la información. Algunos son creados ex profeso para desinformar, para esparcir datos tendenciosos sobre algún asunto específico; otros sólo buscan generar visitas a toda costa.

 

Por fortuna, saber distinguir entre una noticia verdadera que circule en internet y una falsa es muy sencillo. A continuación te compartimos cinco maneras de entrenarte en este discernimiento.

 

1. Sospecha de estas señales

¿El título de la noticia tiene un tono escandaloso? ¿Está todo escrito en mayúsculas y con un exceso de adjetivos? ¿La fotografía es igualmente amarillista? Si el enlace tiene alguno de estos elementos, es posible que se trate de una noticia falsa.

 

 

2. Verifica el sitio de origen

Todo sitio en internet tiene una dirección única que en términos técnicos se conoce como “localizador de recursos uniforme” (URL, por sus siglas en inglés) y la cual identificamos de inmediato por comenzar con http://, esa conocida serie de letras y símbolos. Ahí también es posible conocer la fiabilidad de la información que ha llegado a nosotros, pues usualmente los sitios serios tienen URLs serias. Otros sólo buscan llamar la atención o son francos distractores.

 

 

3. Accede al contenido

Una noticia falsa casi siempre está redactada con ambigüedad. Por ejemplo, se asegura que una persona dijo algo pero no el momento en que lo dijo o a qué medio realizó dicha declaración; se utilizan fórmulas como “testigos afirman que…” para dar apariencia de validez a un hecho que supuestamente ocurrió; igualmente se recurre a la falacia de autoridad y se invoca la opinión de expertos, científicos, encuestas, líderes de opinión y otras figuras a quienes parece que basta mencionar para que den por buena una afirmación. Lee con cuidado. Evita caer en estas trampas discursivas. Por lo demás, los sitios de poca confianza usualmente están llenos de publicidad, o apenas entras y de inmediato se abren dos o tres nuevas pestañas en tu navegador, también con publicidad.

 

 

4. Comprueba el dato

Puede suceder que una noticia no termine de parecer falsa ni verdadera. Pero salir de esa duda es muy sencillo: lleva a Google dos o tres palabras clave sobre esa información y mira qué hay en los resultados. Puedes usar nombres propios que se citen (de personas, instituciones, medios, etc.), o algún término muy específico de la nota. Asimismo, lo recomendable es no sólo ver los resultados generales de la búsqueda, sino los específicos de la pestaña Noticias. Si algo es verdadero, serán decenas e incluso cientos los sitios que han publicado esa información; si algo es falso, seguramente el sitio donde lo leíste será la única fuente que maneje dicho dato.

 

 

5. Recuerda que algunos sitios publican noticias falsas por mero entrenimiento

La parodia es un género literario que existe desde tiempos de la Grecia clásica y, desde entonces, su propósito inmediato es el entretenimiento y en algunos casos también la reflexión. Usualmente se exagera un elemento de la realidad hasta volverlo absurdo e irrisorio. Con el surgimiento de los blogs y las redes sociales, internet se convirtió en un terreno propicio para proyectos de ese tipo. En México, uno de los más conocidos es "El Deforma", el cual desde su nombre es ya una parodia de un periódico respetado y establecido: El Reforma. En Twitter y otras redes sociales igualmente hay perfiles que se hacen pasar por personalidades conocidas, a veces por broma manifiesta y otras con la voluntad firme de engañar y crear tendencias de desinformación; en estos casos, las redes nos dan un primer y efectivo filtro para discriminar la cuenta de una persona real de la que es sólo parodia: la verificación de autenticidad que otorgan las propias redes.

 

 

6. Por último, sé responsable con la información que compartes

Compartir una noticia, decirle a un amigo que leíste algo, dar retweet a un enlace, etc., pueden parecer acciones simples, inocentes incluso, pero si lo reflexionamos un poco, son la pieza fundamental de la información. Compartir es hacer eco de algo. ¿Qué es lo que tú quieres ayudar a difundir? ¿La verdad o la mentira?

 

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Cómo distingues tú una noticia falsa de una verdadera?
Y si un conocido publica información falsa, ¿haces algo al respecto?