5 nuevos hábitos para no renunciar a tu trabajo

Harmonía / 2017-02-03

Los trabajos pueden ser muy demandantes y dejarnos agotados. Mucho de nuestro pensamiento puede enfocarse en la suma del tiempo que pasamos en una oficina (cuando es el caso) junto con el tiempo que pasamos recordando los pendientes y creando nuevas oportunidades. Es natural sentir que no podemos más y queremos renunciar, pero antes de que tomes decisiones apresuradas queremos recomendarte un cambio de hábitos.

 

Que el trabajo no domine tu mente

¿Has pensado que quizá estás tan cansado de tu trabajo porque te preocupas demasiado? Te invitamos a que dediques tu pensamiento al trabajo durante ciertos horarios y nada más. En cuanto salgas de la oficina, por ejemplo, deja de pensar en lo que hiciste, lo que harás o lo que no se pudo hacer. Sal y distráete, haz ejercicio, ve una película, lo que prefieras que no tenga ninguna relación con tus responsabilidades diarias.

 

Que el trabajo no domine tu cuidado personal

También es importante complementar el trabajo con actividades saludables para el cuerpo, como comer bien y hacer ejercicio. Si te sientes cómodo contigo mismo podrás rendir mejor y te desesperarás menos. Es como si liberaras la energía acumulada en el cuerpo que pasa horas tras una computadora.

 

Que el trabajo no domine tus metas

Complementa tus metas profesionales con otras personales. Por ejemplo, aprender un idioma, tocar un instrumento, aprender una danza, leer cierta cantidad de libros. Llena a tu mente y cuerpo de actividades lejanas al oficio durante tu tiempo libre.

 

No te pierdas las 10 razones por las que puedes sentirte viejo y cansado y su solución

 

Que el trabajo no domine tu tiempo

Si estás pensando en renunciar y llegaste a este texto sospecho que pensaste “No tengo tiempo libre para hacer lo que proponen”, y en ese caso queremos invitarte a que generes ese tiempo libre. ¿Cómo? Sabemos que no puedes extender el tiempo y el espacio pero sí puedes pasar menos horas en las redes sociales, despertarte más temprano, ir a menos fiestas y varios pequeños cambios que pondrán en perspectiva el tiempo que en verdad tienes para ti.

 

Que el trabajo no domine tus relaciones

Genera vínculos más allá de la oficina o las relaciones laborales, gente con la que puedas salir a caminar, ir al cine, hablar de tus pasiones y otros intereses que no sean el trabajo. Si te resulta complicado conocer gente, quizá quieras leer estos consejos para introvertidos para entablar conversaciones.


Además, no olvides apagar el celular cuando estés descansando, dejar tus pendientes resueltos en la medida de lo posible antes de salir del trabajo y mantenerte activo para aprovechar tu propia vida. Tal vez no necesitas renunciar y con un simple cambio de hábitos puedes sentirte cómodo con tu cotidianidad.

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

¿Te sientes cómodo en tu trabajo?
¿Crees que necesitas cambiar ciertos hábitos?

Te podría interesar

Te podría interesar

entorno/7_cosas_que_podemos_aprenderles_a_los_ancianos