5 estrategias compasivas para tratar con personas conflictivas

Harmonía / 2016-10-05

Las relaciones interpersonales son y serán la base sustancial en la que cimentaremos la personalidad y  nuestra función en el mundo. Porque dependemos del otro y no vale decir que el otro nos hace la vida imposible sino tratamos de comprenderlo. La “otredad” no es otra cosa que enfrentarnos contra nosotros mismos. Si fuéramos ermitaños no seríamos capaces de comprendernos, de hecho ni siquiera identificaríamos que nos gusta o que nos molesta. El otro es nuestro espejo, a través de las personas podemos saber qué lugar del mundo ocupamos. La convivencia con nuestros congéneres nos lleva a descubrir los aspectos luminosos y oscuros de nuestra personalidad. 

 

Nuestro compañero de pupitre, de trabajo, de piso, nos ayuda a conocernos; nos confronta con miedos y deseos. Nuestra pareja, esa que hemos elegido para compartir la vida, no solo nos complementa sino que colabora en nuestra conformación como individuos.  Pero hay que aceptarlo: hay personas que nos resultan conflictivas, que nos inspiran desconfianza, que nos llevan hasta el límite. Sin embargo, no tenemos que descartarlas de la vida, porque no es conveniente eludir los problemas, o porque nos ayudan a desarrollar la resiliencia, la tolerancia, la compasión. Estas son algunas formas de tratar con personas conflictivas desde un lugar positivo: 

 

1.Escuchar y tratar de entender

Debemos de tratar de entender al otro, escuchar lo que nos dice. No hacerlo a la defensiva sino con comprensión. Infundirle confianza y tranquilidad.

 

2.Aprender a guardar silencio

Hay conversaciones que se convierten en discusiones y que no llevan a nada. A veces simplemente es imposible hablar, más si se trata de defender una postura o si se trata de convencer al otro. Antes de que la situación se salga de control, empeore, se convierta en un riesgo, hay que detenerse y reflexionar sobre lo que está pasando. El silencio a veces es la forma más clara de la comunicación.

 

3.Ponerse en el lugar del otro

Hay que recordar una situación similar en la que nosotros éramos los conflictivos, seguro que nos ha pasado más de una vez. Ponerse en el lugar del otro nos ayudará a tratar con él. Además es una forma de respeto, de camaradería, de humanidad.

 

4.Ser honestos ante todo

No hay que tratar de ocultar la verdad, los sentimientos, tampoco hay que ser condescendiente con el otro. No podemos cambiar por el otro y tampoco tratar de cambiarlo. Hay que encontrar un punto de sana convivencia o bien, abandonar si eso no es posible.

 

5.Recordar que el mundo merece una oportunidad

Todas las personas merecen la oportunidad de ser escuchadas y comprendidas, las personas conflictivas también. Hay que tratarlas con el respeto que queremos ser tratados. No podemos evitar a la gente conflictiva, no van a desaparecer. Tal vez podamos enseñarles que hay otras formas de relacionarse con la gente y el mundo.

 

¿Te ha tocado convivir con personas especialmente conflictivas? Quizá de ahora en adelante estas estrategias puedan hacerlo más sencillo. 

 

Con información de Tiny Buddha 

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD:

Te podría interesar

Te podría interesar

entorno/7_formas_para_ensenar_a_tus_hijos_a_sobreponerse_a_las_dificultades_de_la_vida