4 sencillos tips para fortalecer y mejorar tus relaciones familiares

Harmonía / 2017-02-20

Nuestro primer núcleo social es la familia y tanto nuestra conducta como nuestras perspectivas sobre el mundo en gran parte se deben a lo que ocurre dentro de ella, lo cual no significa que las relaciones sean siempre armónicas, aunque eso parecería ser lo ideal; de hecho, muchas veces los más grandes conflictos que vivimos son con miembros de nuestra familia. Esto puede analizarse desde diferentes perspectivas (psicológicas, sociológicas, psicoanalíticas, genéticas y espirituales), pero en todo caso nuestras relaciones familiares más cercanas son las que tocan las fibras más sensibles de nuestro ser tanto positiva como negativamente. Esta es la razón por la cual es importante cuidar nuestras relaciones familiares, ya que pueden ser una fuente de gozo y satisfacción o de conflicto y estrés. Estos tips pueden ayudarte a fortalecer tus lazos familiares: 

 

1. Reflexiona

Cada relación que tenemos nos da la oportunidad de aprender más de nosotros y de la vida, así como de desarrollarnos espiritualmente. Esto parece una obviedad cuando la relación es respetuosa, amorosa y ambas partes se sienten apreciadas y apoyadas, pero cuando la relación es conflictiva, nos resulta más difícil aceptar que es útil y una oportunidad por la que debemos agradecer. En otras palabras, no todos los maestros son buena onda pero eso no significa que no sean efectivos, de tal manera que con frecuencia una relación difícil es un catalizador para nuestro crecimiento, pues nada te hace desarrollar más paciencia, tolerancia y aprecio por la paz que una relación conflictiva.

 

Te puede interesar: 5 estrategias compasivas para tratar con personas conflictivas

 

2. Cultiva la humildad

Con frecuencia vamos por la vida sintiendo que lo sabemos todo, que nuestra forma de hacer las cosas es la correcta y por lo tanto las cosas deben ser como nosotros queremos. Relacionarnos con otros nos deja claro que hay  muchas maneras distintas de hacer las cosas y que hay muchas más posibilidades de las que imaginamos. 

 

3. Aprende a escuchar

Todos queremos ser escuchados, porque escuchar es una forma de aceptar, y todos queremos ser aceptados y sentirnos queridos. Antes de dar tu opinión, de regañar, reclamar o criticar, escucha. Muchas veces nuestros familiares sólo quieren desahogarse y saber que los queremos y estamos ahí para ellos. Eso es lo más valioso que podemos darles. 

 

4. Agradece

Como mencionamos en el punto 1 nada te enseña más sobre tu lado oscuro y cómo manejarlo que una relación difícil. Aunque el aprendizaje pueda resultar agotador, es increíblemente valioso. Toma un momento y date cuenta de todo lo que has aprendido gracias a tus relaciones familiares. Luego, permítete sentir gratitud por todo lo recibido. El mundo puede parecer un abismo, pero en ti está la tormenta, por eso, cuando eres capaz de apreciar tu situación y a los otros involucrados, también se abre una puerta para el perdón. Este es un círculo virtuoso capaz de amainar la tormenta interior. 

 

Con información de Intermountain Healthcare

Nuestras notas más leídas que te pueden interesar...

TODOS LOS COMENTARIOS SUMAN, #HAGAMOSCOMUNIDAD: